El serosorting es más común entre parejas homosexuales. (Foto: Especial)

“Serosorting”: el falso sexo seguro

Con esta práctica las parejas buscan tener relaciones sexuales sin protección
Redacción | El Universal
05 Febrero, 2018 | 08:00 hrs.

El serosorting hace referencia a el acto de tener relaciones sexuales con una persona que posee el mismo tipo serológico.

Esto puede darse entre dos personas en las que ambos sean seropositivo; sin embargo, el término es más utilizado para referirse a aquellos que piden pruebas de VIH a personas con las que se desea mantener encuentros sexuales para tener la certeza de que no es portador del virus.

El objetivo de pedir estas pruebas es el poder tener relaciones sexuales sin condón con la aparente certeza de que tu pareja no es portador y de que no existe ningún riesgo de contagio, esto de acuerdo con un estudio de las Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia), publicado en el Centro Nacional de Información Biotecnológica.

El aumento del serosorting se debe a que las personas suelen creer que su riesgo de contraer VIH es menor si conocen con certeza el estado serológico de la persona antes de iniciar una relación.

De esta manera, al tener la certeza de que la otra persona no es VIH positivo, mantienen relaciones sexuales sin protección; sin embargo, esta práctica está asociada a un aumento en el contagio de otras enfermedades de transmisión sexual, debido a la alta tasa de infidelidad entre las parejas.

Por esta razón, los especialistas aseguran que el condón sigue siendo la mejor manera de prevenir las transmisiones según señala el artículo “Serosorting y posicionamiento estratégico”, realizado por MPact Global Action for Gay Men’s Health and Rights, asociación internacional especializada en temas relacionados con el VIH.

Otro estudio, realizado por el Departamento de Servicios de Salud de California, señala que esta práctica puede ser riesgosa debido a que desincentiva el uso del condón.

Por un lado las parejas se sienten más confiadas al pedir las pruebas de VIH y por el otro el uso del condón dentro de una pareja monógama es visto como un acto de desconfianza, lo que motiva a no usar el preservativo.

Esta práctica es más común entre parejas homosexuales; sin embargo, las parejas heterosexuales también pueden llevarla a cabo.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS