El PH ácido de la vagina es uno de los obstáculos para el esperma. (Foto: Especial)

¿Qué retos debe librar un espermatozoide para llegar al óvulo?

Entre 200 millones y 500 millones de espermas puede liberar un hombre durante la eyaculación
Redacción | El Universal
05 Diciembre, 2018 | 13:00 hrs.

Quizás te has preguntado cómo es que, de millones de espermatozoides que libera el hombre durante una eyaculación, únicamente uno de estos microscópicos nadadores logra sortear todos los obstáculos necesarios para llegar hasta el óvulo.

De acuerdo con un estudio sobre el tema, de la Revista Mexicana de Medicina de la Reproducción, en una eyaculación un hombre puede liberar entre 200 millones y 500 millones de espermatozoides. De estos, únicamente unos miles logran llegar al cérvix, debido a que para hacerlo tienen que librar diferentes obstáculos.

Algunos de ellos no logran sobrevivir al pH ácido de la vagina, a las células blancas que intentarán destruirlos por considerarlos un agente patógeno y al moco cervical que fuera del periodo de ovulación puede ser demasiado denso y viscoso (esto impide que los espermas naden con libertad).  

Otro obstáculo importante es el de encontrar el camino correcto ya que la anatomía de la mujer se presenta como una carrera de obstáculos en la que los espermatozoides suelen perderse con facilidad.

Por otro lado, en el aparato reproductor femenino existen diversas cavidades, conocidas como criptas, en las que los espermatozoides pueden quedar atrapados, según señala información de la revista Reproducción Asistida ORG.

Aún a pesar de todas esas dificultades, el espermatozoide también recibe ayuda que es de vital importancia para que pueda llegar a su objetivo.

Se sabe, por ejemplo, que el óvulo libera determinadas sustancias que funcionan en forma de “señales” que guían al espermatozoide en un proceso denominado quimiotaxis, tal como explica una investigación de la Universidad de Tokyo.

Hasta este punto, y tras ese intenso recorrido de la vagina, el cérvix y el útero, de los millones de espermatozoides liberados tan sólo cerca de mil lograrán llegar al último tramo del recorrido: las trompas de falopio.

Es en este lugar donde el óvulo espera pacientemente a los competidores, la mayoría de los cuales han perecido en el camino.

Los pocos que han conseguido llegar comienzan a nadar con más fuerza y velocidad pues en ellos se activa un mecanismo llamado hiperactivación del espermatozoide.

A pesar de todo el esfuerzo, sólo uno llegará a la meta y al momento de atravesar la pared del óvulo activará un mecanismo que impedirá el paso de cualquier otro espermatozoide.

Una vez fusionados se puede decir que se ha llevado a cabo la fecundación, es decir, el inicio en el proceso de formación de una nueva vida.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS