Este síndrome afecta la vida sexual de quienes lo padecen. (Foto: Especial)

¿Qué es el síndrome del pene enterrado?

El único tratamiento efectivo para este problema es la cirugía de agrandamiento de pene con liposucción
Darinka Gómez | El Universal
18 Junio, 2019 | 09:00 hrs.

El síndrome del pene enterrado es padecimiento que provoca el acortamiento y hundimiento del pene, debido al exceso de grasa y piel en la zona del pubis, y cuyo principal factor de riesgo es la obesidad.

Así lo explica el cirujano plástico Miguelangel Guevara quien también comenta que este es un problema muy común en nuestro país, debido a los altos índices de sobrepeso y obesidad de la población.

Esta situación es causada por el aumento de peso en el hombre y para ser considerado pene enterrado debe tener tres características: exceso de piel en el pubis (dermatocalasia de pubis), exceso de grasa en el pubis (lipodistrofia del pubis) y acortamiento del pene”, señala Guevara.

Cuando estos tres componentes se juntan, el pene se “entierra” debido a que el exceso de grasa en el pubis, y la piel estirada, cubren el origen o nacimiento del pene hasta que lo tapan por completo.

En otras cosas, el síndrome del pene enterrado incrementa las posibilidades de desarrollar infecciones urinarias y de la mucosa genital.

También aumenta la presencia de hongos e infecciones de la piel debido a que el pene, cubierto por la piel y la grasa, crea un ambiente húmedo ideal para el cultivo de bacterias.

Al no poder verlo y no poder tocarlo bien, los hombres con este problema no tienen una higiene adecuada por lo que las infecciones tienden a ser más frecuentes”, explica el especialista.

Las infecciones también pueden presentarse en las ingles debido a la humedad que se encuentra en los pliegues de la piel.

Además de estos problemas de salud, un pene enterrado también afecta en gran medida la calidad de la vida sexual de quien lo padece ya que le impide tener una adecuada penetración, la cual solo pueden lograr, en los casos en que pueden hacerlo, con dos o tres posiciones.

Los hombres con este problema tienen una vida sexual intermedia o mala, en los casos más extremos el tejido graso es tal que el pubis no les permite introducir el pene. Al ser incapaces de tener relaciones sexuales satisfactorias su libido disminuye y, por lo general, se vuelven personas asexuales”, agrega el médico.  

Además de todos estos problemas también pueden sufrir resequedad y micción espontanea al hacer esfuerzo, es decir, pueden tener fuga de orina de manera repentina.

El único tratamiento para este problema consiste en llevar un programa de reducción de peso para posteriormente realizar una cirugía de penoplastia que incluya liposucción agresiva de pubis y piernas y levantamiento del pubis para quitar el exceso de piel.

Todo los procedimientos pueden realizarse en una sola cirugía pero, si el pene se encuentra demasiado enterrado la persona puede requerir hasta dos cirugías con espacio de seis meses entre una y otra, ambas con una duración de hasta”, explica Guevara, único especialista en México calificado para realizar la cirugia de penoplastia que permite devolver al pene su tamaño original.  

Para los casos que no sean tan severos existe un procedimiento alternativo conocido como body tite, el cual se realiza con un aparato de radiofrecuencia que produce un calentamiento en los tejidos, debajo de la piel, para que ésta se retraiga.

De acuerdo con el especialista, el body tite tiene una efectividad para retraer la piel hasta un 47% pero solo funciona cuando el problema se encuentra en sus primeras fases.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS