Especial

¿Por qué las mujeres pierden interés en el sexo?

Está asociado a problemas de depresión, ansiedad, conflictos con la pareja y cambios hormonales
Rocío Mundo | El Universal
15 Noviembre, 2017 | 09:00 hrs.

Desde la presencia de un trastorno depresivo hasta conflictos con de pareja, el Síndrome de deseo sexual hipoactivo se caracteriza por una disminución o desaparición del deseo sexual. En la que en la mayoría de los casos, es el mismo paciente quien identifica una modificación en esta pérdida de interés.

De acuerdo con la Asociación Mexicana para la Salud Sexual A.C. (Amssac), en algunas personas, sin embargo, es necesario identificar otras manifestaciones además de la pérdida de interés sexual, como las fantasías sexuales y la búsqueda de actividad sexual, para poder diagnosticar la presencia de este trastorno.

Aunque suele ser una de las quejas más frecuentes, Alejandro Soto, terapeuta sexual, indica que la cifra exacta de su frecuencia se desconoce, debido a que el tema sexual siempre ha sido tabú, por lo que al momento de responder encuestas, que es la forma en que consiguen estas estadísticas, la persona difícilmente acepta tener un problema.

“El problema de ver qué tan frecuente es que se hace a través de estadísticas en el que se le pregunta a las personas si tiene algún problema con esto; sin embargo, como el tema sexual siempre ha sido tabú uno de las cosas que frecuentemente pasa es que a las personas le da pena reconocerlo”.

A diferencia de otros síndromes en los que aparece rechazo hacia la actividad erótica, las personas con el también llamado Trastorno del interés sexual no muestran un interés natural por el sexo.

Las causas que provocan este tipo de trastorno sexual son muy variadas. Está asociado a problemas de depresión, ansiedad, conflictos con la pareja, uso de medicamentos, como antidepresivos, cambios hormonales y enfermedades fisiológicas, como cáncer y diabetes.

Es normal, aclara, que en ocasiones se presente una disminución del deseo sexual en todas las mujeres. Sin embargo, si con el tiempo esto se convierte en una forma recurrente la causa podría estar relacionada a este trastorno.

Ante esta situación, Alejandro Soto recomienda acercarse a recibir atención psicológica con un terapeuta sexual y, si no se consigue una mejoría, con un psiquiatra especializado en temas sexuales.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS