Los episodios de dolor pueden ocurrir de dos a tres veces por semana y durar por varias horas. (Foto: Especial)

¿Por qué hay dolor en el clítoris?

Para algunas mujeres la estimulación del clítoris puede causar dolor crónico
Redacción | El Universal
27 Noviembre, 2018 | 12:00 hrs.

Si bien el clítoris esconde enormes posibilidades de placer femenino, en algunas mujeres este órgano sexual puede producir dolor crónico durante las relaciones sexuales o las actividades diarias. Cuando esto ocurre la enfermedad se denomina: clitorodinia.

La Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM, por sus siglas en inglés) señala que la clitorodinia o dolor en el clítoris puede presentarse con sensibilidad y dolor agudo o palpitante que se exacerba al tocar, orinar, usar ropa ajustada o sentarse por un tiempo prolongado.

Las causas de su aparición están asociadas a diferentes padecimientos como afecciones de la piel, esclerosis múltiple y malestar en la entrada de la vagina. Incluso, aun cuando se desconocen muchos aspectos de su origen, se ha relacionado con cirugías y parto vaginal.

Al respecto, los Centros para los trastornos vulvovaginales, en Estados Unidos, agregan que la acumulación de perlas de queratina —“un material duro, como el grano de arena”— entre el clítoris y la capucha de éste es la causa más común del padecimiento.

Los episodios de dolor pueden ocurrir de dos a tres veces por semana y durar por varias horas. En algunas ocasiones, las mujeres con esta condición también experimentan dolor en otras áreas genitales, la pelvis o las caderas.

“La actividad sexual suele verse afectada. Muchas mujeres con clitorodinia evitan la masturbación, los juegos previos y el coito debido a esto”, indica la ISSM. Es por ello que la enfermedad puede resultar bastante angustiosa.

Las opciones de tratamiento varían en función de la causa de origen; sin embargo, algunas mujeres encuentran una solución al descansar y al usar una almohadilla térmica o de enfriamiento. En el caso de la acumulación de perlas de queratina, la escisión de éstas puede ser una solución.

“Si la situación ha interferido con sus relaciones o vidas sexuales, también puede ser útil consultar a un consejero o terapeuta sexual”, concluye la Sociedad Internacional de Medicina Sexual.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS