Especial/Pixabay

Mito o no: Amor ¿en el corazón o en el cerebro?

Todos nos han dicho que amamos con el corazón, pero ¿que el cerebro no interviene también?
Alejandra Rodríguez |El Universal
14 Noviembre, 2017 | 11:00 hrs.

El amor es uno de los sentimientos que más controversia causa. Se dice que cuando nos enamoramos perdemos la cabeza. Y que la razón no está conectada con el cerebro, pues actuamos de manera impulsiva y efusiva.

Cuando nos enamoramos, las reacciones químicas que intervienen en nuestro cerebro provocan que la dopamina cause euforia y veamos a la persona de la que estamos enamorados más atractiva de lo que realmente es.

Rolando Díaz Loving, psicólogo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizó un modelo social aplicado al amor entre los mexicanos, denominado “Ciclo de acercamiento-alejamiento de la pareja” y llegó a la conclusión de que el amor entre los mexicanos es un sentimiento sufrido, por el modelo tradicional en el que vivimos.

Díaz Loving afirma que los factores que intervienen en el amor son el proceso cerebral y social. Concibe a este sentimiento como un proceso de evolución para asegurar la reproducción y protección entre nuestra especie.

En el cerebro interviene el hipotálamo y la amígdala, y cuando nos enamoramos segregamos dopamina, endorfinas y oxitocina que se vinculan a la sensación de la euforia. Así que si tu corazón palpita más rápido de lo habitual y sientes mucha alegría al ver a la persona amada, ésta es la explicación. A este fenómeno le sigue el deseo y la pasión sexual, esta etapa es conocida como enamoramiento.

La experiencias de vida hacen que el amor sea una experiencia social, y el proceso de enamoramiento, pasa a una siguiente etapa. En ésta, el cerebro libera serotonina, que funciona como un neurotransmisor asociado a los recuerdos en esta etapa los enamorados, buscan protección y compañía, en una relación sólida este proceso dura entre tres y cuatro años.

El investigador divide 13 niveles en el ciclo: extraños, conocidos, amistad, atracción, pasión, romance, compromiso, mantenimiento, conflicto, alejamiento, desamor, separación y olvido. En el caso de que el amor termine.

Díaz Loving aconseja que para que una pareja tenga una relación más duradera “hay que apostar al crecimiento personal del otro para mantener y renovar el enamoramiento, cada vez que sea necesario”, afirma.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS