La curvatura en el pene sólo se aprecia cuando está erecto. (Foto: Especial)

¿Hasta qué grado es normal la curvatura del pene?

La curvatura por trauma puede generar disfunción sexual y dolor en el órgano sexual
Abigail Gómez |El Universal
10 Agosto, 2018 | 12:00 hrs.

Se piensa que lo normal al momento de una erección es que esta sea recta. Lo cierto es que algunos hombres pueden presentan una curvatura natural en este órgano sexual. Mientras no represente un problema durante las relaciones sexuales, el panorama es alentador, se trata de una curvatura fisiológica.

Sin embargo, esta curvatura también puede presentarse debido a la existencia de una cicatriz en el pene que le impide adquirir su forma natural durante la erección y genera dolor o incomodidad durante el sexo.

Para hablar de esto, El Botiquín entrevistó al médico Luis Daniel Carrillo, urólogo especialista en laparoscopia urológica, quien explica qué es y cómo tratar dicha cicatriz.  

“Esta cicatriz puede ser congénita aunque en la mayoría de los casos es generada por un traumatismo que suele ocasionarse durante las relaciones sexuales, sobre todo aquellas que se realizan con gran intensidad”, señala el especialista..

A la presencia de esta cicatriz se le conoce como enfermedad de peyronie y se caracteriza por una curvatura pronunciada del pene que interfiere con sus funciones, tanto reproductiva como para ir al baño.

“Si el pene se golpea con fuerza durante una relación sexual entonces el órgano se inflama y posteriormente se produce una cicatriz. Esta cicatriz jala al pene de manera interna y hace que se curve”, comenta el experto.

Existen dos etapas de esta enfermedad, una es la etapa activa y otra la etapa crónica. Durante la etapa activa hay dolor en la zona de la cicatriz y la curvatura no es tan pronunciada pero sí existe molestia al momento del coito.

En esta etapa el tratamiento puede ser mediante el suministro de vitamina E, antiinflamatorios y medicamentos que regulan la cicatrización. También pueden aplicarse inyecciones de colagenasa (sustancia hecha para romper cicatrices) directamente en el pene.

Si la enfermedad no es tratada a tiempo puede evolucionar a su forma crónica. En esta etapa el dolor desaparece (debido a que ya no hay inflamación) pero el pene se curva aún más y puede sentirse que la cicatriz se vuelve más dura.

“En esta etapa el tratamiento se vuelve más complicado ya que requiere de cirugía o algunas alternativas como ondas de choque, bombas de vacío o radioterapia”, explica el urólogo y añade que “todos los tratamientos suelen tener un buen pronóstico aunque el mejor es la cirugía”.

En ambas etapas la curvatura y el dolor pueden dificultar las relaciones sexuales e incluso ser causa de disfunción sexual. La disfunción se presenta por que existen dificultades para lograr una erección, debido a que la cicatriz impide el flujo adecuado de la sangre.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS