En México, el cáncer de mama constituye la primera causa de muerte en mujeres. (Foto: Especial)

En México sólo 20% de las mujeres se realiza una mastografía regularmente

La mastografía posee un valor indiscutible como método diagnóstico, pues contribuye a la detección de lesiones no palpables
Redacción |EFE
26 Junio, 2018 | 09:45 hrs.

En México sólo 20% de las mujeres acostumbra realizarse una mastrografía, cuando lo recomendable sería que al menos el 75% de ellas se hiciera esta prueba cada dos años, dijo en un comunicado María Ester Brandan.

La investigadora del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) explicó que con el porcentaje de mastografías que se realiza en el país "es como si no hubiera un programa de tamizaje".

La especialista señaló que el cáncer de mama es el más frecuente en el mundo y en México representa un problema de salud pública pues constituye la primera causa de muerte en mujeres, con alrededor de 5 mil 500 decesos anualmente.

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), anualmente se registran en Latinoamérica 320 mil nuevos casos de cáncer de mama, padecimiento que provoca unas 82 mil muertes al año en la región.

La especialista en física médica subrayó que la también llamada mamografía posee un valor indiscutible como método diagnóstico, pues contribuye a la detección de lesiones subclínicas (aquellas que no son palpables).

Recordó que en la década de los 90, en Canadá, Reino Unido y Estados Unidos se registró una disminución constante de esta enfermedad "quizá por el diagnóstico oportuno".

En México, pese a que existen suficientes mastógrafos para realizar el diagnóstico oportuno, la realidad es que "son pocas las mamografías que se realizan", señaló la experta.

Detalló que en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) se toman uno o dos estudios radiológicos de la glándula mamaria por turnos de ocho horas, "lo que representa un problema de organización", dijo.

La experta señaló que México invierte mucho en equipos médicos pero estos necesitan especialistas que los manejen y que ofrezcan imágenes de calidad.

Ester Brandan señaló la importancia de establecer un programa de tamizaje que permita la detección temprana a población abierta que aún no tiene síntomas.

Dijo que este programa ayudaría a reducir la mortalidad en la población femenina de entre 50 y 69 años, logrando extenderse hasta los 70 años de edad.

Finalmente, destacó que la responsabilidad también se encuentra en que la población femenina atienda al llamado, ya sea por invitación o por conciencia propia.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS