El chocolate y las fresas son unos de los afrodisíacos más conocidos. (Foto: Especial)

¿De verdad funcionan los alimentos afrodisíacos?

Cualquier alimento puede ser una afrodisíaco si se asocia con un recuerdo placentero
Darinka Gómez | El Universal
19 Marzo, 2019 | 09:00 hrs.

Afrodisiaco es el nombre que se reciben aquellos alimentos que, se dice, tienen el poder de despertar el deseo y el placer con sólo comerlos.  

Para saber si realmente estos alimentos tienen el efecto que se les atribuye consultamos a la psicóloga Tamiko Hernández Díaz, educadora sexual  de Prudence, quien explica que sí pueden funcionar pero quizá no de la forma en que se piensa.

“El nombre de afrodisíaco proviene de la diosa griega afrodita quien era la diosa a quien se relacionaba con las cuestiones del amor, el deseo y el vínculo con la pareja”, explica la especialista.

En este sentido se le conoce como afrodisíacos a los alimentos que se relaciona con estas cuestiones de la sexualidad y el placer pero, más allá de tener un efecto mágico, y provocarte placer con solo comerlos, existe una cuestión cultural y una carga emocional que nosotros les damos.

Es decir, existen alimentos que pueden tener ciertas sustancias que ayudan a relajarse y por lo tanto pueden contribuir a mejorar la experiencia sexual, pero también lo cultural juega un papel importante.  

Algunos de los más conocidos son el vino, el chocolate y las fresas.

“El chocolate, por ejemplo, tiene serotonina y feniletilamina, que ayudan a relajar, pero lo que realmente potencia su efecto es la idea y la carga sexual que las personas le dan. Las fresas pueden actuar sobre el sistema endocrino pueden ayudar a relajarnos pero es el juego previo con ellas lo más importante”, explica Díaz.

Estos alimentos suelen estar relacionados con escenas eróticas por las películas o uno mismo puede realizar esa asociación si te genera un recuerdo agradable de una experiencia pasada en la que ese alimento estuvo presente.

Sin embargo, cualquier alimento puede ser afrodisíaco si se le otorga esa carga ya que la respuesta sexual humana se da por asociaciones que nosotros mismos creamos por lo que “si me desata un buen recuerdo de un bueno momento y hacemos la asociación podemos hacer que ese alimento cause excitación”.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS