La clamidia es la infección de transmisión sexual más frecuente, incluso más que el VIH. (Foto: Especial)

¿Cuál es la infección sexual que causa infertilidad?

En mujeres, la clamidia puede causar daños y obstrucción de las Trompas de Falopio, lo que produce infertilidad
Redacción | El Mercurio
15 Octubre, 2018 | 13:00 hrs.

Se estima que en Chile más de 215 mil jóvenes de ambos sexos están infectados con la enfermedad de transmisión sexual, causada por una bacteria, más frecuente a nivel mundial. Y la gran mayoría no lo sabe.

El 60% de los nuevos casos de clamidia (Chlamydia trachomatis) ocurre en menores de 24 años que han iniciado su vida sexual, pero en el 80% de los casos la infección no presenta síntomas. Y cuando lo hace, son tan inespecíficos (molestias urinarias, flujo vaginal o peneano y sangrado intermenstrual en las mujeres), que cuesta sospechar. A esto se suma que el examen de diagnóstico sólo está disponible en el sistema privado.

“El problema es que las infecciones no tratadas se propagan y producen secuelas reproductivas mayores", advierte Andrea Huneeus, directora de la Sociedad Chilena de Ginecología Infantil y de la Adolescencia (Sogia) y ginecóloga infantojuvenil de Clínica Alemana.

Las consecuencias son múltiples. "La irritación genital que produce aumenta 2,6 veces el riesgo de contagiarse con VIH, por lo que creemos que tendría un rol en el alza que ha registrado el VIH entre los jóvenes", dice Huneeus.

En mujeres, la infección "puede causar desde inflamaciones agudas hasta daños y obstrucción de las trompas, lo que causa infertilidad", agrega Ricardo Pommer, presidente de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (Sochog).

Se estima que de todas las causas de infertilidad, un tercio son de causa tubaria. A esto se suma un mayor riesgo de embarazo tubario, cuadro que produce 12 cirugías de urgencia diarias en Chile. Si la mujer logra embarazarse, su riesgo de parto prematuro se duplica. Y el recién nacido puede infectarse al pasar por el canal de parto, desarrollando conjuntivitis o neumonías neonatales.

"Lo habitual es que esta última sea de progresión lenta y larga evolución, y es una patología cuya frecuencia ha aumentado con el tiempo", advierte Francisca Salas, presidenta de la Rama de Adolescencia de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe).

En hombres, en tanto, la clamidia puede producir inflamación de la uretra (uretritis) o del epidídimo, estructura tubular en la parte trasera del testículo donde maduran los espermatozoides.

Examen anual

Lo paradojal es que el tratamiento es simple y de bajo costo: una dosis única de azitromicina para la persona infectada y sus parejas sexuales de los últimos 60 días y un control a los tres meses.

Para frenar las serias consecuencias de esta infección, los representantes de Sogia, Sochipe, Sochog y la Sociedad Chilena de Infectología (Sochinf) propusieron recientemente al Ministerio de Salud y a parlamentarios crear un programa nacional que incluya un examen anual para diagnosticar clamidia a todas las mujeres sexualmente activas menores de 25 años, a las embarazadas y a los portadores de infecciones de transmisión sexual.

Además, solicitaron implementar el test diagnóstico en laboratorios de toda la red pública de Salud, incluyendo atención primaria y secundaria.

"Es un número alto de tests que son caros —sólo los menores de 25 años sexualmente activos superan el millón de personas—, pero el ahorro para el sistema de salud lo justifica, dice Huneeus, quien agrega que la muestra de secreción vaginal o de orina puede tomársela la propia mujer, lo que evita la presencia de un profesional de la salud para hacer el examen.

Un estudio dirigido por la especialista y publicado el mes pasado en el Journal of Pediatric & Adolescent Gynecology arrojó que en una población que se atiende en el sistema privado chileno, 9% de los hombres y mujeres sexualmente activos menores de 25 años portan la bacteria. Otro estudio en adolescentes embarazadas en el Hospital Padre Hurtado mostró que 19% era portadora de clamidia.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS