Especial

¿Conoces los síntomas de la sífilis?

Esta enfermedad es provocada por una bacteria y se propaga vía contacto sexual
Montserrat Peralta | El Universal
02 Enero, 2018 | 13:00 hrs.

Las Infecciones de Trasmisión Sexual (ITS) son una preocupación constante cuando ejerce la sexualidad sin los cuidados adecuados. Entre este tipo de padecimientos se encuentra la sífilis, una enfermedad causada por una bacteria, que generalmente provoca lesiones que se contagian por el contacto sexual vía vaginal, oral o anal.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) anualmente unos 357 millones de personas contraen alguna de estas cuatro infecciones de transmisión sexual: clamidiasis, gonorrea, sífilis y tricomoniasis.

La sífilis también se puede transmitir de madre a hijo en la gestación, por lo que es necesario que se realicen exámenes prenatales serotológicos que ayuden a descartar la afección, pues la persona puede o no presentar síntomas.

Luis Felipe Rodríguez Torres, ginecólogo adscrito a la Clínica Londres del Hospital Los Ángeles, explica que el diagnóstico de la sífilis se realiza por medio de un examen de laboratorio llamado VDRL. La enfermedad “se puede confundir el cuadro clínico con otras enfermedades si el paciente ha recibido automedicación”.

Una persona que ha sido contagiada y que no es tratada con antibióticos puede pasar por las tres etapas de la afección, en la primera pueden aparecer una o varias llagas, generalmente no causan dolor y pueden desaparecer a los pocos días; en la segunda puede presentarse erupción cutánea, llagas en boca, inflamación de ganglios o fiebre; en la tercera etapa los síntomas desaparecen.

Aunque los síntomas desaparezcan, la bacteria de la infección puede seguir en el organismo y estar años con la sífilis en estado de remisión.

Rodríguez advierte que si la sífilis llega a la última etapa sin recibir tratamiento puede invadir diferentes partes del cuerpo, atacando al sistema nervioso central, afectando a las neuronas y las células blancas del cerebro causando alteraciones auditivas, visuales, de la conducta, en la médula espinal y trastornos de la sensibilidad”.

El método más efectivo para protegerse de esta enfermedad es el uso adecuado del preservativo. Las personas que han recibido tratamiento y se han curado de manera exitosa, pueden volverse a infectar si no tienen los cuidados adecuados durante sus prácticas sexuales.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS