Archivo

¿Cómo tener una vida sexual con discapacidad?

El cuerpo conserva recuerdos que permiten mantener un encuentro satisfactorio a pesar de la discapacidad
Rocío Mundo | El Universal
29 Septiembre, 2017 | 15:00 hrs.

La forma de ver la sexualidad en la cultura occidental ha propiciado una exclusión entre vida sexual y discapacidad motora. No obstante, el cuerpo humano aún conserva recuerdos y vivencias, que permiten mantener un encuentro satisfactorio, aseguró Eusebio Rubio, fundador de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, A.C (Amsaac).

“La sexualidad forma parte de la vida entera de la persona con discapacidad. Desafortunadamente, en la cultura hay una serie de suposiciones que consideran que la sexualidad está separada de la discapacidad”.

Sin embargo, señaló, el erotismo, tanto en las personas con discapacidad como en las que no lo son,  empieza en el cerebro.

“La vida sexual no ocurre nada más de la cintura para abajo, la zona más importante para esta vivencia es el encéfalo”.

El especialista explicó que la respuesta genital surge de manera refleja, pues el contacto produce un estado de excitación en el cerebro, que llega a provocar erecciones, lubricación vaginal y en algunos casos, producir eyaculación. Esta reacción no necesariamente se acompaña de una sensación.

Parte del proceso de rehabilitación incluye el reingreso a la vida erótica, ya que ésta ni el deseo sexual se pierden por tener discapacidad.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la incidencia anual de personas con lesiones medulares oscila entre 40 y 80 casos por millón de habitantes. De las cuales hasta un 90% de esos casos se deben a causas traumáticas.

Actualmente, existen técnicas de sensibilización que pueden ocasionar excitación sexual como la amplificación sensorial.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS