El condón solo protege a la persona de manera parcial. (Foto: Especial)

¿Cómo saber si tienes herpes?

Algunos de los síntomas pueden ser ampollas y llagas dolorosas
Redacción | El Universal
19 Diciembre, 2018 | 13:00 hrs.

Tener relaciones sexuales con protección es una de las formas más eficaces para evitar la transmisión de alguna enfermedad; sin embargo, existen infecciones que aún con protección son difíciles de contener. Es el caso del herpes genital.

Y es que el herpes genital es un virus que se transmite por vía sexual ya sea tipo anal, oral o vaginal, pero el condón sólo evitará el contagio en las zonas cubiertas mas no en la piel circundante.    

En este padecimiento el riesgo de contagio también aumenta debido a que la mayoría de las personas que tienen herpes genital no lo saben pues el virus puede tener muchos periodos de inactivación en los que no muestra síntomas.

De acuerdo con información del Centro para el Control y Prevención de la Enfermedad, cuando los signos aparecen estos suelen surgir en forma de ampollas y llagas dolorosas.

Dichas llagas pueden aparecen en los genitales, en el ano o alrededor de estas áreas, dependiendo el tipo de relación que produjo el contagio. A pesar de lo molestas que pueden llegar a ser, éstas suelen sanar entre dos y cuatro semanas después del brote.

Existen dos tipos de virus de herpes genital HSV1 y HSV2, de estos, el primero (el HSV1) también puede causar ampollas en la boca o en los labios los cuales reciben el nombre de ampollas febriles.  

La manera más segura de evitar el herpes genital es la abstinencia sexual o tener relaciones sexuales con alguien que no esté infectado y que sólo tenga relaciones sexuales con usted debido a que el condón solo protege de manera parcial.

Lavarse los genitales, orinar o darse duchas vaginales después de tener relaciones sexuales no evita la transmisión.

También se sabe que las personas portadoras de herpes genital poseen mayor riesgo de contraer el VIH si tiene relaciones sexuales sin protección.

Si bien no existe cura para este virus, sí existen tratamientos efectivos para evitar o disminuir los molestos síntomas, los cuales suelen aparecer varias veces al año cuando ocurre un brote de la enfermedad.  

A pesar de todo, el herpes no suele generar graves complicaciones de salud.  En raras ocasiones una madre podría contagiar al bebé al momento del parto por lo que si se presenta herpes genital activo al nacer el bebé, el médico puede decidir hacerle una cesárea.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS