Existen algunas alternativas a base de plástico, caucho sintético u otros productos naturales para protegerse durante una relación sexual. (Foto: Especial)

¿Cómo protegerte si eres alérgico al látex?

El contacto de este material durante el sexo puede ocasionar hinchazón y picazón vaginal
Redacción | El Universal
25 Septiembre, 2018 | 12:00 hrs.

El látex de caucho natural, material presente en la mayoría de los preservativos, puede causar alergia en algunas personas. Este padecimiento, que afecta principalmente a mujeres, suele ser un inconveniente durante la elección del método anticonceptivo.

Para ellas, señala la Clínica Cleveland, existen algunas alternativas a base de plástico, caucho sintético u otros productos naturales con niveles similares de protección contra embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Estas incluyen condones de poliuretano, los cuales están elaborados de plástico fino, lo que ocasiona que no se ajusten bien como los de látex; y poliisopreno, fabricados de caucho sintético pero sin las mismas proteínas que causan la reacción alérgica.

Además de preservativos de piel de cordero, los cuales ofrecen protección contra embarazos no deseados, pero no contra ETS debido a que los orificios en el condón son demasiado grandes para permitir el acceso del virus; condones femeninos y anticonceptivos orales.

También puedes optar por el uso de condones de silicón, que es un material hipoalergénico.

¿Por qué hay alergia al látex?

El contacto del látex durante el sexo puede ocasionar hinchazón, picazón y urticaria, principalmente en la población femenina. Esto porque las membranas mucosas de la vagina facilitan la entrada de proteínas de látex al cuerpo.

“La exposición de la membrana mucosa a un condón en una mujer con alergia al látex podría provocar una reacción sistémica grave”, explica el presidente del Departamento de alergia e inmunología clínica de esa institución, David Lang.

La alergia al látex es causada por la exposición repetida a una proteína de ese material debido a intervenciones quirúrgicas constantes, especialmente en la infancia. Los otros factores que pueden intervenir son personas con espina bífida, un padecimiento que afecta el desarrollo de la columna vertebral, o con antecedentes de alergias alimentarias.

Hasta este momento no existen tratamientos para prevenir este padecimiento, la única alternativa es adoptar medidas de seguridad para evitar el contacto directo con el material.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS