8 de cada 10 casos de infertilidad pueden tratarse (Foto: Especial)

¿Cómo ha avanzado la ciencia contra la infertilidad?

Según la OMS, existen más de 50 millones de parejas infértiles en el mundo
Redacción | El Tiempo
23 Julio, 2018 | 16:00 hrs.

Louise Joy Brown, la llamada “primera bebé probeta”, cumple 40 años el próximo 25 de julio. Su caso marcó la historia de la ciencia y la genética al ser el primer tratamiento exitoso de fertilización in vitro realizado por el doctor Robert Edwards. Desde entonces, los avances en las técnicas de reproducción asistida han sido asombrosos, según explica Jorge Giovanni López, ginecobstetra, especialista en endocrinología e infertilidad, de la Clínica Eugin, en Bogotá.

En el mundo, entre el 10 y el 20 por ciento de las parejas en edad reproductiva no logra un embarazo de manera espontánea, lo que según la Organización Mundial de la salud (OMS), equivaldría a más de 50 millones de parejas infértiles, la ciencia ha logrado avanzar bastante, al punto de que ya 8 de cada 10 casos de infertilidad pueden tratarse gracias a novedosas técnicas.

De hecho, ahora existe la posibilidad de conocer más sobre el comportamiento de cada gameto (óvulos y espermatozoides) y cómo mejorar la producción de óvulos a través de protocolos de estimulación con medicamentos para inducirla. También se han creado mecanismos para multiplicar la calidad y cantidad de espermatozoides, entre otros métodos, agrega el doctor López.

A todo esto, según el especialista, se suma también la posibilidad de corregir cambios morfológicos y genéticos en los sistemas reproductivos de mujeres y hombres, con lo que se pueden identificar condiciones genéticas del embrión, elevando las tasas de éxito en la procreación.

Las causas más comunes de infertilidad de acuerdo con estudios del tema, estiman que un 35 por ciento de las causas de infertilidad están asociadas al hombre; otro 35 por ciento a la mujer, un 20 por ciento a causas compartidas y el 10 por ciento restante a causas inexplicables.

Los problemas más comunes, en el caso de las mujeres, tienen que ver con alteraciones como la obstrucción de las trompas de Falopio, el síndrome de ovario poliquístico (ovarios que se deforman por la aparición de quistes), y la endometriosis (un trastorno en el tejido que recubre el útero), entre otras razones. En el caso de los hombres, los problemas están relacionados con la calidad espermática, bien sea en cantidad (oligozoospermia), alteración en la movilidad (astenozoospermia) o alteraciones en la forma de los espermatozoides (teratozoospermia).

Ahora, el tema de la edad es un factor que incide en la fertilidad, principalmente porque cada vez más mujeres están postergando la maternidad, tal como lo explica el doctor Elkin Lucena, director científico general de Cecolfes. Como consecuencia la producción y calidad de los óvulos disminuye, especialmente después de los 35 años.

Al respecto, Eduardo Castro, ginecólogo y obstetra, director médico de Reprotec, de la Fundación Santa Fe, coincide en que la mayoría de las parejas buscan embarazos a una edad mucho mayor que hace 20 años, siendo la edad un factor preponderante para la fertilidad. Sin embargo, cuatro décadas después del nacimiento de Louise, las técnicas de reproducción asistida no solo han avanzado sino que se han expandido por el mundo.

El doctor Castro, de Reprotec, explica que los métodos más utilizados son el tratamiento de fertililización in vitro (técnica de laboratorio que permite fecundar un óvulo con un espermatozoide fuera del útero) y la inyección intracitoplasmática de espermatozoides (Icsi, por sus siglas en inglés), que consiste en inseminar un óvulo mediante la microinyección en su interior de un solo espermatozoide.

Ahora bien, para tratar los casos más complejos, en las últimas décadas la ciencia ha desarrollado novedosas técnicas como el PGS (Tamizaje Genético Preimplantacional) y el PGD (Diagnóstico Genético Preimplantacional) que permiten confirmar que el número de cromosomas del embrión esté completo o determinar si existen enfermedades genéticas específicas, antes de la implantación asistida, lo que ayuda a seleccionar los embriones sanos, logrando mejores resultados.

Este tipo de métodos son indicados en mujeres mayores de 35 años; parejas que han sufrido dos o más abortos espontáneos o por causa desconocida; parejas con varios ciclos de fertilización in vitro que no han logrado un embarazo, y parejas con un embarazo previo que presentó alguna anormalidad cromosómica.

Otro método dice el doctor Lucena es la criopreservación de embriones, es decir, congelar los gametos y los embriones durante un tiempo prolongado para posteriormente descongelarlos y transferirlos a la mujer. Esta es una gran ventaja para mujeres que quieren postergar su embarazo a mayor edad, sin tener que pensar en los riesgos y la disminución de las probabilidades.

Otro de los retos que se plantean los investigadores en países como España, tienen que ver con la posibilidad de rejuvenecer y mejorar los óvulos que no se han desarrollado de manera adecuada. Este método todavía está en experimentación, con algunos casos de éxito.

Finalmente, como pionero de la intervención, el doctor Mats Brannstrom ha realizado al menos siete trasplantes de útero, una técnica controvertida que permite a mujeres que nacen sin él, recibir uno donado para poder dar a luz. Se conoce que en el mundo es posible que una de cada cinco mil mujeres presente la rara característica. Así las cosas, existen muchas técnicas y procedimientos que hacen posible la vida, y a millones de parejas, la oportunidad de la paternidad.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS