Especial

¿Cómo evito una infección vaginal?

El 50% de las infecciones no presentan síntomas, sino hasta que son demasiado severos
Rocío Mundo | El Universal
26 Octubre, 2017 | 13:00 hrs.

Por hongos, bacterias o enfermedades de transmisión sexual, las infecciones vaginales afectan a mujeres de todas las edades. Una de las causas más frecuentes de su aparición es el uso de ropa interior sintética.

De acuerdo con Manuel Sánchez Hermosillo, ginecólogo obstetra en el Hospital Santa Martha en Guadalajara, Jalisco, el 50% de las infecciones vaginales no presentan síntomas, sino hasta que son demasiado severos.

Estos pueden manifestarse a través del olor vaginal, ardor, comezón y secreción diferente de la normal.

Explica que, en el caso de una infección por hongos, el flujo se torna color blanco “como requesón”. Además de causar dolor, inflamación y que las paredes vaginales se encuentren demasiado rojas.

“Los hongos crecen en cavidades húmedas. Cuando no se seca bien, esta humedad puede producir hongos”.

Mientras que en las infecciones bacterianas, uno de los padecimientos menos frecuentes en mujeres, se produce un flujo amarillo o grisáceo.

Algunos factores que favorecen la aparición de infecciones vaginales son el uso de duchas o perfumes vaginales, que modifican el pH interno del conducto, el uso de ropa interior sintética y prendas ajustadas, como jeans, y falta de higiene durante la menstruación.

Una infección mal tratada podría ocasionar, en un futuro, enfermedad pélvica inflamatoria y en el peor de los casos infertilidad.

Por ello recomienda acudir al médico ante la aparición de la primera molestia y evitar adquirir los medicamentos anunciados por televisión e internet, debido a que las pacientes desconocen el tipo de infección que presentan y agravar la enfermedad.

Se pueden evitar si…

  • Después de realizar ejercicio se usa una pantaleta nueva, preferentemente de algodón.

  • Durante el periodo menstrual se cambia constantemente la toalla sanitaria. Se recomienda hacerlo por lo menos cada tres o cuatro horas.

  • No se comparten toallas de baño, ni estropajos.

  • Se lava la ropa interior separada del resto de prendas.

  • Durante la actividad sexual se tiene una adecuada lubricación vaginal, para evitar la fricción.

  • La vagina tiene su propia limpieza. Sólo se lava con agua y jabón de manera externa.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS