Esta cirugía la persona puede obtener una ganancia de entre 3.5 y 6 centímetros. (Foto: Miguelangel Guevara)

¿Cómo es la cirugía de agrandamiento de pene?

Los únicos cirujanos autorizados para realizarla son quienes poseen una alta especialidad en penoplastia
Darinka Gómez | El Universal
07 Junio, 2019 | 10:00 hrs.

La cirugía de agrandamiento de pene, o penoplastia, es un procedimiento al que algunos hombres se someten para lograr un aumento en la longitud y grosor del pene, principalmente con motivos estéticos.

Los únicos cirujanos plásticos autorizados para realizarla son aquellos que poseen una alta especialidad en esta cirugía, la cual sólo la otorga la Academia Internacional de Penoplastia, institución ubicada en Italia.

En México, el único que cuenta con esta especialidad es el médico Miguelangel Guevara, quien señala que la penoplastia puede incluir dos tipos de procedimientos, el que sirve para alargar y el que sirve para dar grosor.

“Para alargar el pene la cirugía consiste en realizar una incisión de cuatro por cuatro centímetros en forma de V invertida en el pubis para tener acceso al tejido celular subcutáneo, a la grasa”, comenta Guevara.

Posteriormente se busca acceder a unos ligamentos que pegan el cuerpo del pene al pubis. Para hacer el miembro más largo, el cirujano corta estos ligamentos con lo cual libera la porción interna del pene; tras este acto la persona puede obtener una ganancia de entre 3.5 y 6 cm.

“Para garantizar que el pene no vuelva a su estado normal, que no cicatrice y se retraiga, es necesario realizar una reestructuración de los tejidos mediante una sutura que frena e impide que el pene se vuelva a introducir”, agrega el especialista.

El otro procedimiento que forma parte de la penoplastia es el de engrosamiento, el cual puede lograrse de dos diferentes maneras: por medio del injerto autólogo o del uso de una matriz acelular dérmica.  

El primer procedimiento es más aceptado debido a que es más económico y con menos complicaciones. Éste consiste en tomar grasa del propio paciente, ya sea del muslo, del pubis o del abdomen y usarla para rellenar el pene.

La grasa se toma de estas zonas debido a que debe tener ciertas características: ser metabólicamente inactiva y con cierta coloración. Ésta se extrae mediante una liposucción.  

Posteriormente, la grasa se decanta, se depura, se limpia, se centrifuga y se le ponen medicamentos para garantizar que no tenga una infección.

Una vez que la grasa esta lista, se realizan pequeñas incisiones (con el uso de una cánula) para colocar la grasa desde el inicio de pene hasta la corona del glande, dentro de un espacio llamado fascia o espacio virtual.

Este espacio no existe de manera natural sino que se crea reagrupando las estructuras del tejido conectivo del órgano. Mediante este método se logra un engrosamiento de entre 3.5 y 5.5 cm.

“La segunda opción es usar la matriz acelular dérmica, la cual es una especie de toalla o tapete que se coloca alrededor del pene, y que se va llenando con el tejido del propio pene, una vez que cicatriza; este proceso puede tardar seis meses en promedio”, expresa el médico.

Esta cirugía es más costosa y con mayor probabilidad de complicaciones por lo que es menos recomendada.  

Los diferentes procedimientos que engloban la penoplastia son de tipo ambulatorio con duración de una hora y media en promedio y con un tiempo de recuperación de dos días, aunque la actividad sexual y el ejercicio físico puede realizarse hasta después de un mes.

“En muchas ocasiones la penoplastia puede ir acompañada de otros procedimientos como el embellecimiento de la zona genital por liposucción o el agrandamiento de glande”, señala el cirujano.

Además de su uso estético la penoplastia también puede ayudar a combatir algunos problemas de salud que se presentan en el miembro tales como fractura de pene, enfermedad de Peyronie, síndrome de pene enterrado y eyaculacion precoz.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS