Estudios señalan que su origen podría ser psicológico. (Foto: Especial)

5 datos que debes conocer sobre el punto G

Existe un gran debate sobre si existe o no el punto G como parte de la anatomía femenina
Redacción | El Universal
17 Enero, 2018 | 12:00 hrs.

El punto G pareciera ser el santo grial del sexo. Todos los hombres quieren encontrarlo y existen numerosas publicaciones que te dicen cuáles son las mejores posiciones para estimularlo.

A pesar de esto, la realidad es que aún hace falta mucha investigación sobre este tema. Mientras la ciencia se acerca más a la verdad, aquí te damos algunos datos interesantes sobre esta zona tan polémica de la anatomía femenina.  

1. Su existencia es un debate

Aunque muchas mujeres aseguran que la estimulación en esa zona les provoca orgasmos intensos, lo cierto es que aún no existe una prueba contundente de su existencia como un punto anatómico específico.  

Hay estudios que aseguran haberlo encontrado mientras que otros desmienten su existencia y señalan que el placer proveniente de esa zona puede deberse a otros factores, algunos de ellos psicologicos.

debate_punto_g.jpg

2. Se llama punto G en honor a su descubridor

A esta zona tan controversial se le dio su nombre en honor a Ernst Gräfenberg, ginecólogo alemán, quien propuso su existencia por primera vez en la década de 1940, en un artículo titulado “El papel de la uretra en el orgasmo femenino”, de acuerdo con información de un estudio de la Universidad de Trakia (Bulgaria).

descubridor_punto_g_1.jpg

3. Su localización se señala en la pared vaginal

Dentro de uno de los estudios que señala haber comprobado su existencia se afirma que éste se encuentra a unos cuantos milímetros de la parte superior del meato uretral y que crea un ángulo de 35 grados con la uretra.

Por otro lado, para quienes apuestan porque que sólo se trata de una zona muy sensible la ubicación de esta área sería donde la porción interna del clítoris se interseca con la vagina y la uretra.

punto_g_ubicacion.jpg

4. Es posible ampliarlo

Sí, aunque suene un poco descabellado (y aunque su existencia no ha sido del todo confirmada) ya existe un procedimiento estético que permite a las mujeres ampliarlo para que sea más fácil de localizar y los orgasmos sean más intensos.

El proceso implica colocar ácido hialurónico en la región y aunque no sabemos si realmente es el punto G, un estudio señala que esta sustancia sí aumenta la sensibilidad en la pared vaginal debido a que infla la zona inyectada; a pesar de esto, muchos médicos lo consideran un procedimiento innecesario, según señala un artículo sobre el tema.

inyeccion_punto_g.jpg

5. Su origen puede ser psicológico

Entre todo el debate también existen teorías que señalan que el origen del punto G se debe a aspectos psicológicos.

Existen estudios que señalan que las mujeres que dicen haber experimentado un orgasmo con estimulación de este punto eran más abiertas a su sexualidad y más liberales que aquellas que reportaron nunca haberlo sentido.

Esto podría deberse a que el placer provocado por la penetración vaginal es más fácil de lograr para aquellas mujeres que están más abiertas a experimentar.

psicologico_punto_g.jpg
 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS