Especial

4 enfermedades que impiden amamantar a un bebé

La leche materna proporciona los nutrientes que necesitan los bebés durante sus primeros seis meses de vida y hasta dos años
Redacción | El Universal
01 Enero, 2017 | 12:00 hrs.

La lactancia es de suma importancia para el desarrollo adecuado de los recién nacidos, proporciona los nutrientes que necesitan durante sus primeros seis meses de vida y hasta dos años o más con alimentos complementarios, protege a los niños de enfermedades infecciosas y crónicas.

A las madres también les otorga beneficios el amamantar, como disminuir los riesgos de presentar cáncer de mama. Sin embargo, existen madres que aunque quisieran alimentar a su hijos con leche materna, las enfermedades que padecen las imposibilitan en la lactancia.

La Asociación Española de Pediatría señala algunas enfermedades que excluyen a las madres de practicar la lactancia debido al riesgo de transmitir la enfermedad al bebé o por los efectos secundarios del propio tratamiento. Te las presentamos.

Sida

Las madres portadoras del virus del sida, por esta vía se puede trasmitir el virus al bebé. Sin embargo, en una reciente investigación, publicada en la revista PLoS One, se consiguió aislar anticuerpos producidos por las células inmunes tipo B en la leche materna de madres infectadas con el VIH.

Este hallazgo demuestra que las células B de la leche materna pueden generar anticuerpos neutralizantes que pueden inhibir el virus causante del sida. El ensayo clínico aún no materializa sus resultados en un medicamento que pueda proteger a los menores.

Leucemia

La infección provocada por el virus de la leucemia humana de células T, que causan leucemia y algunas formas de linfoma en el adulto, se transmiten por la leche materna.

Varicela

Madres portadoras del citomegalovirus, que se relaciona con los virus que causan la varicela y la mononucleosis infecciosa deben tener cuidados especiales. La lactancia no está contraindicada, pero deben extraerse la leche, pasteurizarla y congelarla para disminuir el riesgo de contagio.

Galastocemia

Esta enfermedad no la tienen las madres sino los bebés y por ello no pueden consumir leche materna.

Los niños con este padecimiento deben recibir una dieta sin lactosa ni galactosa desde el nacimiento. Esto se debe a una deficiencia primaria congénita de lactasa, la fenilcetonuria y otros defectos al metabolizar los aminoácidos impide que los infantes puedan consumir leche materna. De hacerlo pueden presentar daños en el hígado, el cerebro, los riñones y los ojos.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS