Los espacios verdes contribuyen a reducir los niveles de estrés debido a que presentan bajos niveles de contaminación sonora o visual. (Foto: Especial)

Vivir en zonas con pocos espacios naturales afecta tu salud mental

La falta de zonas verdes en las ciudades puede desencadenar estrés, psicosis, déficit de atención y depresión
Redacción | El Universal
31 Octubre, 2018 | 10:15 hrs.

Vivir en zonas con poco acceso a la naturaleza puede incrementar el riesgo de problemas de salud mental, como estrés y depresión, a lo largo de la vida, señala una investigación dirigida por la organización ambiental The Nature Conservancy (TNC).

La investigación “El alma verde de la jungla de concreto”, publicada en la revista Sustainable Earth, analizó una serie de estudios económicos, medioambientales y de salud en países como Suecia, China, Dinamarca y Reino Unido.

Estos sugieren que la falta de zonas verdes en las ciudades incide en la salud mental de los habitantes, al grado de desencadenar estrés, psicosis, déficit de atención y depresión dependiendo del contexto sociocultural de cada ciudad. Este fenómeno es conocido como la “penalización psicológica urbana”.

Los espacios verdes, por el contrario, contribuyen a reducir los niveles de estrés debido a que presentan bajos niveles de contaminación sonora o visual. Además de aumentar la cohesión e interacción social, de acuerdo con estudios científicos respaldados por esta investigación.

Pese a ello, los datos exponen que, actualmente, sólo el 13% de las poblaciones urbanas del mundo viven lo suficientemente cerca de la naturaleza para experimentar tales beneficios. Ante esto, una de las propuestas que el estudio cita es la integración de espacios naturales en los centros urbanos.

Por ejemplo, mediante la restauración de ríos, la creación de techos ecológicos, paredes con vegetación o la inclusión de árboles que juegan importante para mitigar el estrés.

"En este siglo urbano, nuestros hallazgos ofrecen una alerta urgente sobre las posibles implicaciones para la salud mental de las ciudades más densamente pobladas y el papel indispensable de la naturaleza para ayudar a resolver estos problemas”, dijo Robert McDonald, autor principal y científico líder del programa Ciudades Globales de TNC.

La investigación también identificó que el 46% de los seres humanos a nivel global viven en altas densidades poblaciones en las que se ha demostrado existen impactos en la salud. Esta tendencia continuará en aumento, pues se prevé que para el año 2050 más 2 mil 400 millones de personas vivirán en áreas urbanas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS