Existen ciertos factores personales, sociales, cognitivos y neurológicos que pueden contribuir a una desregulación emocional que produce malestar y ansiedad. (Foto: Especial)

Van en aumento los comedores compulsivos en México

Hasta hace algunos años, el rango de edad de las personas con trastorno por comer en exceso era adolescencia tardía y adultez temprana
Redacción |EFE
19 Octubre, 2018 | 12:51 hrs.

Los comedores compulsivos en México van en aumento y del 16% al 51% de personas con sobrepeso y obesidad que acuden a consulta tienen trastorno por comer en exceso, señaló una especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Si las cifras mencionadas se toman como punto de referencia, junto a las tasas de obesidad, se podría pensar que la prevalencia del comer compulsivo va en aumento", indicó en un comunicado Cecilia Silva Gutiérrez, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud, en México, en 2012 la prevalencia de sobrepeso y obesidad en adultos mayores de 20 años fue de 71,28% y se incrementó a 72,5% en 2016.

El rango de edad de las personas con trastorno por comer en exceso se ha ampliado pues "hasta hace unos años era más común en la adolescencia tardía y la adultez temprana, pero ahora gente más joven y personas mayores lo presentan", aseguró.

La especialista explicó que comer compulsivamente es un trastorno de la conducta alimentaria que lleva a las personas a ingerir comida en exceso cuando están a solas que les hace sentir culpa y vergüenza por la ganancia de peso corporal.

Aunque no se sabe exactamente qué lo origina, la académica dijo que ciertos factores personales, sociales, cognitivos y neurológicos pueden contribuir a una desregulación emocional que produce malestar y ansiedad.

Es por ello que algunos buscan una regulación a través de la comida, pues "les provee sensaciones momentáneas de tranquilidad, satisfacción y bienestar, pero después se sienten culpables y se eleva su frustración, y así se convierte en un círculo vicioso".

Silva Gutiérrez recomendó estar atentos ante señales como cambios en los hábitos de alimentación, depresión, aislamiento social, aumento de peso, irritabilidad y ansiedad, además de contar con un diagnóstico acertado de un especialista.

Del mismo modo, la académica dijo que los trastornos de la conducta alimentaria son problemas graves de salud y no pueden resolverse con simple voluntad.

El tratamiento, dijo, puede ser psiquiátrico "porque los niveles de ansiedad y depresión frecuentemente son tan altos que es necesario regularlos con fármacos; y psicológico, para trabajar en la modificación de la conducta".

Para prevenir recomendó tener una buena relación con la comida, es decir, alimentarse adecuadamente, sin restringirse ni excederse.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS