Especial

¿Tu trabajo le hace bien a tu salud mental?

¿Cuánta gente sacrifica salud emocional por un millón de pesos más?
Maru Lombrado | El Tiempo
02 Febrero, 2018 | 11:00 hrs.

Es natural, de vez en cuando, que levantarse para ir a la oficina se convierta en un martirio desproporcionado. Es natural, también, sentir que se podría estar en un mejor puesto del que se tiene en este momento, que se puede ganar más dinero o incluso que no se está de acuerdo con la filosofía de la empresa para la que se trabaja.

¿No les ha pasado al menos una vez? Probablemente sí, y si no le ha pasado, César Escobar, conferencista, coach laboral y fundador del programa 48 Días Colombia, que busca ayudar a las personas a encontrar su vocación, le diría que está por buen camino.

Para Escobar, no estar alineados moralmente con lo que se hace en el trabajo y no preocuparse por encontrar qué se puede hacer diferente frente a otros empleados son algunas de las razones que hacen que las personas no sean felices con su trabajo. Pero ante todo afirma que no tener clara la carrera hace tomar decisiones equivocadas respecto al desarrollo o desempeño profesional.

Y aclara inmediatamente: “la profesión es lo que yo estudio y carrera es el camino que escojo para desarrollar mi vida laboral”.

¿Qué errores se deben evitar a la hora de aceptar un trabajo? El primero, no averiguar bien en qué trabajo nos estamos metiendo y las funciones que se tendrán que realizar, y simplemente dejarse llevar por tener un puesto y ya.

¿Se habla de mirar el contrato antes de firmarlo? El contrato nunca refleja la realidad del trabajo que se va a hacer. Hay que esforzarse y hablar con alguien que trabaje en esa empresa, lo cual se logra a través de redes sociales como LinkedIn o buscando a otro que haya trabajado allí.

El segundo error más común es que se toman decisiones normalmente por dinero o prestigio. ¿Cuánta gente sacrifica salud emocional por un millón de pesos más?

Y el tercero es que se piensa en una carrera laboral para construir. Un camino que se quiere construir a lo largo de la vida profesional y que, al final, haga decir: ‘Me convertí en el más sobresaliente en esto’ o ‘Soy reconocida por esto’.

Suena a que se trata de ser reconocido en el trabajo… No. Normalmente se está insatisfecho en el trabajo porque no se tiene alineada la carrera con el propósito. Las decisiones que se tome frente a la carrera no se pueden reducir a lo que se elige estudiar, cuánto se quiere ganar o qué prestigio se quiere tener.

Día a día se construye con otro tipo de decisiones. Esas decisiones llevan a un legado, a ese por qué me recordarán en una empresa. Pero el punto no es el reconocimiento en sí mismo sino por qué se es reconocido: por lo que haces bien y cómo lo haces.

¿No es más fácil dejarse llevar por lo que a uno le gusta hacer para entender si estoy satisfecho con mi trabajo o no? Mucha gente habla hoy de que ‘trabaja en lo que te gusta, en lo que te apasiona’, pero eso es un pésimo orientador. Pero eso es lo que enseñan todos los días…

El gusto es un indicador insuficiente. Necesita estar respaldado por un talento. Cuanto antes se identifique en qué es bueno y si eso le gusta hacerlo, mejor. Además, si moralmente está alineado con ese trabajo.

Si se une eso, se puede encontrar el valor agregado, lo que lo diferencia de otras personas que tienen capacidades similares. Pero incluso eso no es suficiente: ese valor agregado debe tener una utilidad, que es donde la gente se queda corta: no sale a buscar dónde podría servir mi pasión con mi talento y cómo podría combinar eso para dar un servicio.

Entre más valor le entregue a ese trabajo, a esa empresa, mayor será la recompensa. Los millennials y los centennials tienen en la cabeza trabajar ‘en lo que me apasiona’, y por eso cuando pasa algo que no les gusta en el trabajo desertan de inmediato. Ignoran que ‘pasión’, por su raíz etimológica, quiere decir sufrimiento.

¿Está yendo por un buen camino laboral?

1. ¿Cuántas metas cumplió? Haga este ejercicio: pregúntese cuántos logros cumplió, cuántos de esos fueron laborales y no involucraban dinero directamente.

2. Evaluación de valores. El valor es lo que se considera como lo más importante y correcto en el comportamiento de las personas, que no debería ser negociable ni por dinero.

3. ¿Qué tanto fluye en su trabajo? El fluir es un estado en el que está tan conectado con lo que está haciendo que pierde la noción del tiempo mientras desarrolla la actividad con altísima destreza.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS