El objetivo de estas personas es que otros se preocupen por ellos. (Foto: Especial)

Síndrome provoca que las personas finjan estar enfermas

Quienes padecen SM son conocidos como “adictos al hospital” o “paciente profesional”.
Redacción | El Universal
22 Marzo, 2019 | 11:00 hrs.

El síndrome de Munchausen (SM) es un extraño e intrigante trastorno mental en el que la persona se provoca a sí misma síntomas de diversas enfermedades para pretender que se encuentra enfermo.

Su diagnóstico es sumamente complicado ya que, cuando los médicos comienzan a sospechar que existe algo extraño con el paciente, que sus malestares no tienen un origen en una falla de su cuerpo, las personas desaparecen y van a otro hospital.

Esto hace que los pacientes sean difícil de detectar y de atender, de acuerdo con el artículo Síndrome de Munchausen: cuadro clínico, diagnóstico diferencial y una propuesta de tratamiento”, de José Ramón Comas y Víctor Vázquez, publicado en la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM.

El objetivo de quienes lo padecen es adoptar un rol de enfermo ya que, de esta manera, sienten que los demás se preocupan por ellos y que les prestan atención.

Las personas con este trastorno suelen dar explicaciones inadecuadas, exageradas e inconsistentes con respecto a sus padecimientos y malestares. Quienes padecen SM son conocidos como “adictos al hospital” o “paciente profesional”.

Este síndrome suele ser común en trabajadores de la salud ya que ellos tienen amplio conocimiento de diferentes enfermedades y sus síntomas, lo que les permite recrearlas con bastante precisión.

Otra característica peculiar es que nunca se oponen a que se les realicen exámenes médicos sin importan que sean dolorosos o peligrosos. Tampoco se oponen a recibir  terapias agresivas o a múltiples cirugías.

La mejor opción de tratamiento para ellos no es confrontarlos ni hacerles saber que han descubierto su mentira. Se ha visto que lo más efectivo es se ganarse su confianza y tratar de realizar un acercamiento progresivo y lento con ayuda de un terapeuta.

Una vez que se tengan los elementos necesarios, cuando exista menos riesgo de que escape, la persona puede ser desenmascarada y se le puede ofrecer ayuda con su problema.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS