Los trastornos mentales provocan incapacidad en quienes lo sufren. (Foto: Especial)

¿Qué son los trastornos mentales?

Para que un trastorno se desarrolle hay varios factores que pueden influir, uno de ellos el factor genético
Darinka Gómez | El Universal
09 Abril, 2019 | 10:00 hrs.

Trastorno mental es un término psiquiátrico que se utiliza para nombrar a las enfermedades propias de la mente y que también de usa para poder dar un diagnóstico específico a las personas que lo padecen.

Así lo explica el psicoanalista Jorge Macías, quien agrega que los trastornos mentales son también conocidos como trastornos de la personalidad y en esta clasificación entran padecimientos como la depresión o el trastorno obsesivo compulsivo.

Estos trastornos se clasifican como trastornos de ansiedad, como el TOC; trastornos depresivos, como la depresión; trastornos del sueño, como el insomnio y trastornos de la alimentación, como la anorexia y la bulimia.

La diferencia entre que una persona esté pasando por un mal momento y se sienta triste y en que haya desarrollado una trastorno mental, como la depresión, está en la intensidad de los síntomas y en su duración.

“A veces uno puede sentirse triste o mal o ser obsesivo con algunas cosas o no dormir bien algunos días pero si estos síntomas no te permiten vivir tu vida, te incapacitan, no vas a la escuela o a trabajar por ellos y, además, duran varias semanas e incluso meses, entonces podemos estar hablando de un trastorno”, añade el especialista.

Para que una persona desarrolle un trastorno mental hay varios factores que pueden influir. Uno de ellos son los factores genéticos, es decir, “si la persona tiene antecedentes familiares, si alguien en su familia tuvo depresión, es más probable que esa persona tenga susceptibilidad para desarrollarla”, comenta Macías.

Por otro lado está el factor ambiental o social el cual implica el contexto en que crece la persona. “Si la persona crece en un ambiente con violencia o carencia afectiva puede tener más predisposición a sufrir un trastorno mental”, agrega.

Por último, estos trastornos también pueden desarrollarse si la persona sufre algún evento traumático que dañe el funcionamiento de su cerebro al ocasionar un impacto emocional demasiado fuerte.

Este tipo de trastornos también pueden desarrollarse cuando la persona abusa de sustancias adictivas como el alcohol o drogas.

El tratamiento consiste, la mayoría de las veces, en recetar medicamentos para ayudar al cerebro a producir o aprovechar mejor los neurotransmisores como la dopamina o la serotonina.

Sin embargo, de ser posible, el especialista señala que es mejor iniciar con un tratamiento psicoterapéutico y dejar la medicación como un último recurso.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS