Este trastorno se presenta con mayor frecuencia en mujeres. (Foto: Especial)

¿Qué es la permarexia?

Las personas que lo padecen suelen contar las calorías de todo lo que comen
Darinka Gómez | El Universal
12 Febrero, 2018 | 10:00 hrs.

La permarexia es un tipo de trastorno alimenticio que se caracteriza por una preocupación excesiva sobre lo que se come, tal como señala Katia Ruiz Ochoa, psicoanalista especialista en trastornos alimenticios de la Fundación APTA.

“En realidad se trata de un término coloquial y no de un término médico. Este tipo de trastornos entran dentro de la clasificación de trastorno de la conducta alimentaria no específico o TCANE. Entran aquí diversos trastornos que tienen síntomas similares a la anorexia y bulimia pero no lo son como tal”, explica.  

Se manifiesta con una obsesión por todo lo que tiene que ver con subir de peso. Las personas con permarexia dejan de comer ciertos alimentos, están en dieta constante, les obsesiona bajar de peso, pueden realizar ejercicio excesivo y cuentan las calorías de todo lo que comen.  

De acuerdo con la especialista, por lo general, este tipo de padecimientos son una antesala de la anorexia o de la bulimia por lo que se debe estar muy atento a ellos y atenderlos de manera inmediata, antes de que se vuelvan algo más grave.

“Para ser anorexia deben cumplir con ciertas características como tener una distorsión de su imagen corporal, estar muy por debajo de su peso normal y manifestar un miedo irracional a subir de peso”, comenta.

En la permarexia no existen estas distorsiones pero es donde inicia la obsesión por el peso y las calorías.

Al igual que la anorexia, la permarexia es un trastorno de que se da principalmente en mujeres y debe ser atendido antes de evolucionar a una anorexia o bulimia pues en este punto los trastornos se vuelven mucho más difíciles de atender.

Para tratar la permarexia se debe buscar a algún especialista en trastornos alimenticios pues se necesita de tratamiento especializado en este tipo de problemas. “En estos casos la atención debe ser multidisciplinaria, es decir, se requiere también el apoyo de nutriólogos, médicos y psiquiatras, en caso de ser necesario”, agrega Ochoa.

El enfoque de la terapia muchas veces es psicoanalista ya que los trastornos alimenticios tienen su origen en conflictos emocionales como ansiedad o depresión y es necesario atacar las causas reales, saber qué emoción motiva a la persona a esa conducta.

También es importante mencionar que las personas que desarrollan este tipo de trastornos suelen vivir en contextos familiares donde son muy críticos con el cuerpo de las mujeres, están muy al pendiente del físico y está mal visto tener sobrepeso.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS