La investigación fue realizada por Christina Draganich como parte de una tesis de su último año en neurociencias. (Foto: Especial)

Puedes engañar a tu cerebro diciendo que dormiste bien

Los estudiantes que pensaron que tenían una buena noche de sueño se desempeñaron significativamente mejor
Redacción | El Universal
18 Mayo, 2018 | 12:00 hrs.

Después de pasar una larga noche de insomnio al día siguiente te sientes cansado y de mal humor. Esta sensación podría cambiar si te convences a ti mismo que dormiste bien durante la noche, incluso aunque no lo hayas hecho.

Un estudio, publicado en The Journal of Experimental psychology: Learning, Memory and Cognition, mostró que a las personas que se les dijo que dormían bien, incluso si no era cierto, obtuvieron mejores resultados en las pruebas que midieron su atención y habilidades de memoria. En comparación con aquellas que pensaron que dormían mal.

La investigación fue realizada por Christina Draganich como parte de una tesis de su último año en neurociencias, quien ideó una trampa, la cual consintió en una nueva técnica, que en realidad no existe, para medir la calidad de sueño de la noche anterior.

Los 164 estudiantes que participaron en los experimentos estaban conectados a una máquina que medía la frecuencia de las ondas cerebrales y mostraban hojas de cálculo y fórmulas densas. Algunos fueron informados de que su sueño profundo o REM había estado por encima del promedio la noche anterior.

A otros les dijeron que su sueño REM de la víspera había estado por debajo del promedio. Los estudiantes de ambos grupos recibieron una lección de cinco minutos sobre la calidad del sueño y su importancia para el funcionamiento cognitivo.

Los estudiantes que pensaron que tenían una buena noche de sueño se desempeñaron significativamente mejor en las pruebas reales, que evaluaron su capacidad para escuchar y procesar la información.

Lo que se les dijo a los estudiantes sobre su sueño se conoce como “sueño con placebo”. El efecto de esa información está relacionado con la mentalidad de la persona con respecto a su tratamiento.

Al finalizar la prueba, se informó a los estudiantes que el experimento era falso. Aunque sólo seis de ellos expresaron dudas sobre esto, incluso fueron convencidos por un algoritmo que Draganich realizó previamente.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS