Estudios anteriores demostraron una relación entre deficiencia de hierro y problemas afectivos. (Foto: Especial)

Niños con poco hierro pueden tener conductas agresivas

El estudio incluyó a 3 mil 200 niños colombianos de bajos y medianos ingresos
Redacción | El Universal
04 Mayo, 2018 | 13:00 hrs.

Mantener una alimentación poco saludable afecta el bienestar físico y psicológico de las personas. Un estudio, liderado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, reveló que una deficiencia importante de hierro y vitamina B12 en niños se asoció con problemas de conducta.

Los problemas incluirían comportamientos de internalización, como ansiedad y depresión, y problemas de externalización, como agresividad y romper las reglas.

La deficiencia de hierro sigue siendo prevalente en muchas regiones del mundo. Hay menos datos sobre la deficiencia de vitamina B12 pero la evidencia disponible también sugiere que puede ser un problema de salud pública importante en ciertas poblaciones”, dijo Eduardo Villamor, profesor de epidemiología, en un comunicado.

El estudio incluyó a 3 mil 200 niños colombianos de bajos y medianos ingresos de entre 5 y 12 años, involucrados en la Cohorte de Escolares de Bogotá, una investigación longitudinal de nutrición y salud.

El equipo realizó un seguimiento a alrededor de un tercio de los participantes después de seis años, a través del protocolo estandarizado “Cuestionario de información para jóvenes”, que evalúa los problemas emocionales y de comportamiento en adolescentes.

Tras tomar muestras de sangre para medir los micronutrientes, los investigadores encontraron que la deficiencia de hierro, la anemia y los bajos niveles de vitamina B12 en niños de 8 años se asociaron a un aumento del 10% en conductas de externalización.

Mientras que la deficiencia de hierro se relacionó con un incremento del 12% en la puntuación de problemas de internalización. Estas asociaciones no se encontraron en niñas; sin embargo, se desconocen las razones.

Las intervenciones para resolver estas deficiencias deben ser acorde a sus causas en cada entorno específico. En nuestra población de estudio, por ejemplo, hemos demostrado anteriormente que un programa de refrigerios escolares aumentaba los niveles sanguíneos de vitamina B12 después de tres meses”, señaló Villamor.

Estudios anteriores habían demostrado una relación entre la deficiencia de hierro en niños menores de dos años y problemas afectivos, autorregulación, del estado de alerta y capacidad para tranquilizarse.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS