Especial

Los superdotados pueden tener estas enfermedades

Debido a sus altos niveles de inteligencia, aquellos con coeficiente intelectual alto reaccionan más a su entorno
Redacción | El Universal
17 Noviembre, 2017 | 15:00 hrs.

Tener un IQ alto podría parecer sinónimo de éxito laboral y prosperidad económica, pero en realidad poco se sabe de los problemas psicológicos que aquejan a este sector de la población.

Un nuevo estudio, realizado por un equipo de científicos estadounidenses, descubrió que las personas con un coeficiente intelectual alto corren mayor riesgo de presentar enfermedades mentales.

Con esto la frase “genio loco” puede tener algo de verdad después de todo. El estudio, publicado en la revista Science Direct y elaborado por investigadores, del Departamento de Psicología de Pitzer College, confirmó que debido a sus altos niveles de inteligencia, aquellos con coeficiente intelectual alto reaccionan más a su entorno, lo que crea un escenario de hipercerebro, donde muestran un sistema nervioso central hiperactivo por los distintos estímulos que podían percibir.

“Las intensidades y excitabilidades únicas (…) pueden ser a la vez extraordinarias e incapacitantes en  muchos niveles. Una gran parte de estas personas sufren a diario hipersensibilidad emocional y física”, por lo que suelen alterarse ante cualquier ruido, como un sonido extraño.

Para la investigación, científicos estadounidenses encuestaron a 3 mil 715 personas con un IQ superior a 130. Los encuestados eran miembros de Mensa, una asociación internacional de superdotados fundada en 1946. Para pertenecer a esta agrupación es necesario obtener más del 98% en una prueba de coeficiente intelectual.

Los participantes debían responder si en algún momento habían sido diagnosticados con alguna enfermedad mental, como autismo o trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Además de exponer si padecían problemas fisiológicos, como alergias alimentarias o asma.

Tras comparar los resultados obtenidos con los de las personas con un IQ normal (entre 85 y 115 puntos) se confirmó que los miembros de la comunidad Mensa tenían tasas considerablemente más altas de padecimientos, debido a que mientras el 10% de la población general fue diagnosticada con trastorno de ansiedad, entre Mensa aumentó el 20%.

La  investigación comprobó que las personas superdotadas son más sensibles a los estímulos del entorno, lo que puede predisponerlas a algunos trastornos psicológicos, así como a enfermedades fisiológicas.

El estudio, sin embargo, señala que un coeficiente de inteligencia alto no es el causante de la enfermedad mental, aunque sí predispone a padecerla. Es el primer trabajo para comprender a las personas superdotadas.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS