Los participantes con un título universitario obtuvieron mejores puntajes. (Foto: Especial)

Las habilidades en la infancia podrían predecir cómo será la salud mental en la tercera edad

El nivel educativo y el estadio socioeconómico también podría influir en la pérdida de la memoria
Redacción | El Universal
01 Noviembre, 2019 | 17:00 hrs.

Las habilidades de pensamiento durante la infancia podrían determinar la salud mental en la tercera edad, concluyó un estudio que analizó pruebas de pensamiento aplicadas a británicos de ocho años y que fueron realizadas nuevamente 60 años después.

En el estudio indicó que las pruebas de memoria realizadas en niños son indicativos de cómo se desempeñarán en las mismas evaluaciones durante la tercera edad. Para obtener estos resultados se analizaron las evaluaciones de 502 personas nacidas durante la misma semana en 1946.

Una de las pruebas consistió en observar figuras geométricas e identificar la pieza que faltaba en cinco opciones. Otras evaluaron habilidades como la memoria, la atención, la orientación y el lenguaje. 

Los investigadores encontraron similitudes entre las pruebas realizadas tanto en la infancia como en la vejez. Un ejemplo de ello fue un participante que durante su niñez mostró un rendimiento cognitivo 25% superior al promedio, porcentaje que volvió a mostrar al realizar la prueba a los 70 años.

También lee: Personas con mayor nivel académico tienen menos riesgo de alzheimer

El estudio publicado por la American Academy of Neurology también encontró que el nivel educativo y el estado socioeconómico de las personas analizadas fueron predictores del pensamiento y el rendimiento de la memoria. El estado socioeconómico se determinó de acuerdo con la ocupación de cada individuo a los 53 años.

Los participantes que habían completado una carrera universitaria obtuvieron alrededor de 16% mayor nivel cognitivo que los que habían abandonado la escuela antes de los 16 años.

Además de las pruebas de memoria, los participantes fueron sometidos a escáneres PET y MRI para detectar placas beta-amiloides (grupos de proteínas entre las células nerviosas del cerebro), asociadas con la enfermedad de Alzheimer. Aquellos con placas de  beta-amiloides obtuvieron puntajes más bajos en las pruebas cognitivas.

También lee: Jugo de cereza ayuda a mejorar la memoria de los adultos mayores

“Encontrar estos predictores es importante porque si podemos entender qué influye en el rendimiento cognitivo de un individuo en la edad adulta, podemos determinar qué aspectos podrían modificarse mediante la educación o los cambios en el estilo de vida como el ejercicio, la dieta o el sueño, lo que a su vez puede retrasar el desarrollo del deterioro cognitivo", mencionó Jonathan M. Schott, investigador líder del estudio. 

De acuerdo con los científicos que participaron en esta investigación, los hallazgos podrían usarse para tratar enfermedades mentales degenerativas.

También lee: El cerebro de los hombres envejece más rápido

QUÉ DICEN LOS USUARIOS