Las características que conforman la “ternura” afectan más de un sentido. (Foto: Especial)

La razón científica por la que todos aman al bebé Yoda

El bebé Yoda provoca una reacción de ternura similar a la que causan los bebés
Redacción | El Universal
17 Diciembre, 2019 | 13:12 hrs.

El internet nos llenó de imágenes y memes del bebé Yoda, personaje en la serie de Disney+ The Mandalorian, que resalta por ser adorable y llenar de ternura incluso a los que no son fans de la saga de Star Wars.

La ternura de “Yodita” tiene una explicación científica, y responde a un instinto natural presente en los humanos que también provocan los bebés y los animales pequeños. Esta explicación científica fue presentada por un estudio de la Universidad de Oxford.

De acuerdo con la investigación, las características de los bebés responden a un proceso biológico de supervivencia, en el que la ternura funciona para atraer la atención de los padres y cuidadores, y así recibir los cuidados necesarios que un bebé requiere.

Las características que conforman la “ternura” son visuales, como ojos grandes en comparación con el tamaño de la cara, mejillas redondas y nariz redonda, además de particularidades que afectan otros sentidos como son un olor característico, risa contagiosa y piel suave.

También lee: ¿Qué hacer si un bebé tiene fiebre?

El aspecto del bebé, presente en el pequeño Yoda, provoca una respuesta cerebral rápida en los adultos, sobre todo en los padres, para atender las necesidades del recién nacido. La simpatía de los bebés enciende “una actividad neuronal rápida y privilegiada, seguida de un procesamiento más lento en grandes redes cerebrales también involucradas en el juego y la empatía”.

Dicho estudio revisó imágenes del cerebro al momento de estar frente a la imagen de un bebé. Con ello se logró identificar cómo los estímulos positivos y negativos hacia los bebés, están relacionados con la supervivencia, y provocan la actividad cerebral afectiva a través de un sesgo de atención rápido.

La ternura, de acuerdo con los expertos, es un mecanismo de protección natural que asegura la supervivencia de los bebés, por lo que si no existiera serían completamente dependientes. La reacción neuronal de ternura, puede presentarse incluso en personas que no tienen hijos.

También lee: Adultos pueden transmitir herpes al besar a los bebés

Las características faciales infantiles, como las del “yodita”, sirven como “mecanismos de liberación innata” para los comportamientos del cuidado instintivo simple, así como de las emociones complejas.

“Más allá del cuidado, la ternura tiene un papel clave para facilitar las relaciones sociales, el placer y el bienestar, así como para aumentar la empatía y la compasión”, apunta la investigación.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS