Especial

¿La personalidad influye en las enfermedades?

Nuestro cuerpo está equipado para lidiar con las amenazas a nuestro sistema inmune
Redacción | El Universal
10 Noviembre, 2017 | 15:00 hrs.

La personalidad puede definirse como una colección de rasgos psicológicos distintos que permanecen bastante constantes a lo largo del tiempo, y determinan la forma en que reaccionamos ante el mundo que nos rodea. Estos rasgos incluyen extroversión e introversión.

Las personas introvertidas tienen interés en actitudes internas, prefieren realizar actividades solos, disfrutan estar en lugares con pocas personas y las celebraciones multitudinarias como lo son las fiestas o conciertos les resultan ajenas.

Por lo contrario las personas extrovertidas disfrutan la compañía, son personas sociales que se les facilita la comunicación y se adaptan a cualquier ambiente.

En un estudio publicado en la revista Sciencie Direc, realizado por Kavita Vadhara y sus colegas de la University of Nottingham, relacionaron los diferentes rasgos de personalidad con la respuesta biológica inmune.

El objetivo del estudio fue determinar la forma en que nuestro cuerpo está equipado para lidiar con las amenazas a nuestro sistema inmune. El resultado brindó interesantes ideas acerca de la forma en que el tipo de personalidad puede afectar al sistema inmune.

El equipo le preguntó a 121 estudiantes saludables que completaron unos cuestionarios sobre su personalidad para evaluar diversos rasgos como la extroversión, el neuroticismo y la escrupulosidad.

Además tomaron muestras de sangre de cada uno de ellos, analizando los 19 genes involucrados en la respuesta inflamatoria inmune, así como los genes que se involucran en la defensa contra los virus.

La inflamación es una respuesta inmune que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones y acelera la recuperación de las lesiones. Los dos efectos más significativos que se observaron en la investigación fueron que la extraversión se asoció con una mayor expresión de genes proinflamatorios, mientras que la escrupulosidad tuvo el efecto opuesto.

Los resultados sugieren que los extrovertidos tienen una mayor capacidad para tratar infecciones y lesiones, pero existen desventajas en el aumento de los niveles de inflamación, incluida una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades autoinmunes.

Una de las preguntas del estudio cuestiona si el sistema inmune puede influir en nuestra personalidad, la respuesta fue posiblemente. Se ha demostrado que las moléculas pequeñas llamadas citocinas se liberan de las células inmunes y cruzan la barrera sangre-cerebro, afectando la actividad de las células cerebrales.

Algunas citocinas pueden influir en la producción de moléculas importantes de señalización del cerebro, como la serotonina, siendo un proceso que se ha destacado de forma importante en la depresión.

El estudio es un hito en la investigación sobre la relación entre la personalidad y la salud. El hecho de que los rasgos de personalidad pueden afectar nuestra respuesta inflamatoria, o viceversa, podría tener un significativo impacto en la forma de tratar nuestras enfermedades en el futuro.

Pero esto no significa que una personalidad más extrovertida nos haga mejores para luchar todas las enfermedades. Los resultados de este estudio son una observación de un pequeño porcentaje de población, donde se investigó una minúscula proporción de genes importantes para la respuesta del sistema inmune.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS