Se cree que algunas sustancias de la contaminación podrían pasar la barrera hematoencefálica. (Foto: Especial)

La contaminación podría ocasionar depresión

Los contaminantes del aire afectan las vías neuroinflamatorias, lo que ocasiona la posible aparición de trastornos mentales
Redacción | El Mercurio
17 Septiembre, 2019 | 12:14 hrs.

Científicos internacionales han buscado descubrir si la contaminación tiene un rol en las enfermedades mentales, para ello Atif Khan, investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, explicó a El Mercurio lo siguiente:

"Hemos sospechado durante mucho tiempo que factores genéticos y neuroquímicos interactúan para afectar el inicio, la gravedad y la progresión de las enfermedades mentales", dice Khan. 

"Pero muchos han encontrado solo asociaciones modestas entre la genética y las enfermedades neuropsiquiátricas. Eso nos llevó a investigar otros factores ambientales que podrían desencadenar o contribuir al mecanismo de estas patologías".

Khan es coautor de un estudio que se publicó recientemente en la revista Plos Biology, el cual encontró un vínculo entre la exposición a la polución y un aumento en la prevalencia de trastornos psiquiátricos.

¿Causa y efecto?

Para realizar su investigación, Khan y su equipo analizaron datos de 151 millones de personas de Estados Unidos, junto con 87 mediciones de calidad del aire en ese país. Así descubrieron que la mala calidad del aire se asocia con tasas más altas de bipolaridad y depresión.

"Debido a que estas asociaciones parecían ser muy fuertes, buscamos validar nuestros hallazgos aplicando nuestra metodología en otro país", cuenta.

Así, decidieron replicar el estudio en Dinamarca, donde utilizaron datos de 1.4 millones de personas nacidas en ese país y que habían vivido allí al menos 10 años. De esa manera pudieron estimar la exposición a nivel individual. 

Y descubrieron algo parecido: la contaminación ambiental predijo un aumento de más del doble en la aparición de esquizofrenia y trastornos de la personalidad, como la bipolaridad.

Aun así, trabajos como este no logran comprobar que la contaminación sea efectivamente lo que incide en la salud mental.

Dante Cáceres, académico de salud ambiental de la Universidad de Chile, explica que otros factores sociales como la pobreza, por ejemplo, (también asociada a poblaciones donde hay polución) podrían estar detrás.

Al respecto, Khan comenta: "Tratamos de tener en cuenta estos factores en nuestro análisis, como la pobreza o los ingresos, que podrían estar interviniendo en los resultados. 

Pero a pesar de tomar en cuenta estos factores, aún observamos fuertes asociaciones entre la calidad del aire y la tasa de trastornos psiquiátricos".

El investigador maneja al menos una hipótesis, basada en estudios anteriores, sobre cómo la contaminación podría afectar el cerebro.

"Un gran cuerpo de estudios en animales sugiere que los contaminantes del aire afectan las vías neuroinflamatorias y preparan el escenario para problemas posteriores de desarrollo neurológico", dice el científico.

En esa misma línea, Cáceres añade: "También se ha demostrado que las partículas finas pueden viajar al cerebro de los roedores a través de la nariz. Y los animales de laboratorio expuestos a contaminantes del aire han mostrado signos de inflamación en vías neuroendocrinas y metabólicas que se expresan en esquizofrenia", agrega.

Constanza Caneo, psiquiatra de la Red de Salud UC Christus, reafirma que la inflamación cerebral es una de las vías que se han postulado como mecanismo de acción entre la polución y enfermedades mentales.

"La inflamación te puede llevar a cualquier patología psiquiátrica (...) Se cree que algunas sustancias de la contaminación podrían pasar la barrera hematoencefálica, que es como una muralla china muy dura en el cerebro, generar inflamación de las células y hacer que se enfermen", explica.

Entonces, ¿hasta qué punto hay que preocuparse por los hallazgos? Khan asegura que se necesitan más estudios para entender si el vínculo hallado en su investigación es causal. Constanza Caneo coincide en que se requiere más evidencia. "Falta tener más conocimiento. 

Hasta el momento, la polución no es un factor de riesgo y, aunque suena como algo lógico, aún nos falta saber cuál es su potencia", puntualiza.

En Chile un informe publicado el año pasado por el Sistema Mundial de Monitoreo AirVisual señala que de las 10 urbes sudamericanas con peor calidad del aire nueve son chilenas. Las tres primeras son Padre Las Casas, Osorno y Coyhaique. La sexta es Santiago.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS