En México uno de cada cuatro adolescentes está en riesgo de padecer depresión alguna vez en su vida. (Foto: Especial)

Jóvenes tendrán depresión con más frecuencia en un futuro próximo: experta UNAM

Este padecimiento se ha convertido en un problema serio de salud
Redacción | El Universal
14 Agosto, 2019 | 13:43 hrs.

La depresión es uno de los padecimientos mentales que los jóvenes presentarán con mayor frecuencia en un futuro próximo y que en la actualidad ocupa el primer lugar entre los trastornos incapacitantes en población adolescente a nivel mundial.

Así lo afirmó en un comunicado la coordinadora de los Centros de Formación y Servicios Psicológicos de la Facultad de Psicología de la UNAM, Silvia Morales Chainé.

Este padecimiento se ha convertido en un problema serio de salud y su morbilidad pudiera deberse a que tiene condiciones o riesgos, vinculados al estado de ánimo, emociones y alteraciones en la vida cotidiana.

En México uno de cada cuatro adolescentes está en riesgo de padecer depresión alguna vez en su vida o ya ha pasado por trastornos psicológicos por consumo de sustancias psicoactivas.

Además, una de cada cinco personas tarda entre cuatro y 20 años en tomar una terapia para atender algún padecimiento mental, dijo la académica.

Esta situación ha llevado a los expertos a ahondar en las causas y factores relacionados con este padecimiento. La mayoría de ellos son psicosociales, como desempleo, pobreza y eventos estresantes; también se vincula a condiciones biológicas y grupos sociales.

“Si hay antecedentes familiares se deben evitar los posibles detonantes, como comportamientos inadecuados y estresores”.

La especialista detalló que los síntomas que caracterizan a este padecimiento varían en severidad (leve-grave) y duración (meses-años), causan sufrimiento en los jóvenes y alteran su desempeño en distintos ámbitos, “incluso los puede llevar a pensamientos y/o intentos suicidas”.

Resaltó que quienes tienen un primer contacto con los jóvenes deben observar si tienen dificultades para realizar labores habituales, y estar atentos a indicios como expresar frecuentemente sentimientos de tristeza.

“No sólo es producto de una condición emocional, también puede deberse al consumo de sustancias o violencia intrafamiliar o social”.

En niños y adolescentes se observan problemas de actitud, enojo y ansiedad como indicadores de depresión.

La universitaria resaltó que los pensamientos sobre la falta de valor pueden mejorar con apoyo farmacológico y social. “No se trata de un problema de actitud, sino de un trastorno que requiere ayuda profesional”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS