Especial

Este ejercicio cerebral podría reducir su riesgo de demencia

Una forma específica de entrenamiento cognitivo, también conocido como entrenamiento cerebral, podría ayudar a proteger a las personas de la demencia
Redacción | El Universal
23 Noviembre, 2017 | 10:08 hrs.

La demencia afecta a muchas personas a medida que envejecen, y actualmente no hay manera de revertir este padecimiento. El estudio Advanced Cognitive Training in Vital Elderly (ACTIVE) señala haber encontrado un gran avance en la lucha contra la demencia para ayudar y proteger a las personas de la enfermedad a través de un entrenamiento cerebral.

La investigación consistió en un ensayo aleatorio controlado en el que miles de adultos mayores sanos recibieron diferentes tipos de entrenamiento cognitivo y se les monitoreo la cognición durante diez años.

Los resultados después de diez años arrojaron que se redujo el riesgo de demencia en aproximadamente un 30%.

Los participantes, en su mayoría mujeres mayores de 65 años (con una edad promedio de 73.5), fueron asignados aleatoriamente para estar en uno de cuatro grupos. El primero no obtuvo nada.

El segundo grupo recibió capacitación en memoria, en la cual se les enseñaron estrategias mnemotécnicas -incluidas la formación de imágenes visuales- para recordar listas y las ideas principales y detalles de historias.

El tercero recibió entrenamiento de razonamiento, en el que se centraron en la capacidad de resolver problemas e identificar y comprender patrones. Y el cuarto tiene velocidad de procesamiento basada en la plasticidad cerebral, intensiva, adaptativa, computarizada .

Los participantes que se enfocaron en la velocidad de procesamiento recibieron una especie de simulador de manejo en el que tuvieron que identificar qué tipo de vehículo brilló en el centro de sus pantallas, así como también localizar un letrero que brillara en la periferia.

El programa fue diseñado para expandir la visión periférica y mejorar la velocidad del procesamiento visual, para que los participantes vean más cosas y vean (y presumiblemente respondan) más rápidamente. Cada grupo recibió sesiones de 10 horas durante un período de seis semanas.

La velocidad de la capacitación de procesamiento resultó ser el gran ganador. Después de diez años, los participantes en este grupo, y solo este grupo, tenían tasas reducidas de demencia. También informaron que tenían menos dificultades para su vida cotidiana.

Los autores no tienen exactamente claro cómo funciona la intervención, pero observan que se sabe que el entrenamiento de la velocidad fortalece la memoria inconsciente e implícita en lugar de la memoria más consciente.

El estudio sugieren que puede ayudar a construir y mantener las conexiones entre las neuronas que son esenciales para la función cognitiva y que tienden a fallar con la edad. También destacan que la evaluación de la demencia no estaba entre los objetivos iniciales de su estudio.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS