La comunicación es la mejor vía para enfrentar los conflictos familiares. (Foto: Especial)

¿Es bueno evitar a familiares “tóxicos” en Navidad?

Existen relaciones familiares que pueden afectar la calidad de vida de una persona
Melissa Sierra Ulloa | El Universal
19 Diciembre, 2019 | 07:30 hrs.

Con la llegada de la Navidad y el Año Nuevo es común ser parte de un gran número de reuniones familiares que nos orillan a convivir con familiares cercanos, e incluso con los lejanos, por lo que nos vemos en la necesidad de ser cordiales con la familia entera.

Sin embargo, en las familias casi siempre existe un familiar “incómodo” que logra sacarnos de nuestras casillas por situaciones ajenas a la Navidad, pero que agravan debido a la convivencia obligada de estas fechas.

El Botiquín platicó con la psicóloga Diana Rodríguez del Centro Mexicano de Psicología Integrativa (CEMEPI), quien nos habló sobre qué hacer cuando nos enfrentamos a esos familiares “tóxicos”, y los beneficios que provoca evitarlos.

“Existen relaciones familiares en las que la comunicación simplemente no se da, y hay constantes roces que pueden llegar hasta las ofensas verbales”, menciona Rodríguez, quien apunta que dichos enfrentamientos pueden derivarse como una consecuencia de distintos factores como desacuerdos y discrepancia de opiniones, hasta algunos más graves como problemas económicos y situaciones sexuales. 

Ante ello, la especialista menciona que la mejor manera de solucionarlos es la comunicación, la cual se puede dar a través de un miembro de la familia que funja como mediador entre las dos partes del conflicto. Este mediador debe ser una persona a la que se le tenga un alto nivel de confianza y se sepa, pueda ser imparcial ante el problema.

Cuando la situación se agrava hasta llegar a las ofensas verbales o la violencia, es posible que la comunicación ya no sea una opción para tratar de arreglar el problema, por lo que la psicóloga Rodríguez recomienda evitar a dichos familiares. “Lo mejor será alejarse si la situación deteriora la calidad de vida de una persona”, apunta.

Si ya no es posible establecer un diálogo con dichos familiares “tóxicos”, evitarlos podría resultar beneficioso para la salud mental de aquellos que deseen evitar mayores problemas. Esta decisión podría traer consecuencias benéficas para la persona, como reducir los niveles de ansiedad, estrés, e incluso, tristeza.

Sin embargo, comenta la especialista, cuando se toma la decisión de alejarse de la familia, sobre todo en fechas de convivencia como la Navidad y el Año Nuevo, es probable que surja en el individuo un sentimiento de culpa ante tal hecho, por lo que se tiene que asumir la responsabilidad de la decisión como una manera de cuidar del bienestar propio.

La comunicación es la mejor vía para enfrentar los conflictos familiares”, menciona Rodríguez, pero cuando no hay una resolución después de identificar el problema, lo más recomendable es el autocuidado, con el fin de tener una buena salud mental propia.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS