Especial

El “infierno” de ser una persona “borderline”

Los impulsos de las personas con límite de personalidad son muy inestables, por lo cual se complica sus relaciones interpersonales
Alejandra Rodríguez |El Universal
15 Octubre, 2017 | 13:00 hrs.

Experimentar un constante sentimiento de vacío y un dolor emocional intenso, y lo único que puede aliviarlo es ocasionarte daño físico, como cortar la piel con una navaja o azotar la cabeza contra la pared, son síntomas de un trastorno mental que es conocido como trastorno límite de personalidad.

¿Cómo imaginas que sería tu vida si experimentarás emociones extremas, injustificadas o incontrolables como arrebatos de ira? Seguramente esas reacciones complicarían tu vida social. Quienes padecen el trastorno límite de personalidad se comportan de ese modo. Este trastorno también conocido como personalidad borderline o limítrofe.

La psicóloga Refugio de María González de la Vega y Ayala, académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, explica que la vida de estas personas es un verdadero “infierno”, ya que la enfermedad les produce mucho sufrimiento.

Los impulsos de las personas limítrofes son muy inestables, por lo cual se complica sus relaciones interpersonales.

La especialista afirma que este trastorno es de difícil diagnóstico y el tratamiento médico y psicológico en muchas ocasiones no surte efecto. El suicidio es un pensamiento recurrente entre las personas que padecen el trastorno y González señala que al menos un 10% de enfermos lleva a cabo este desenlace mortal.

Un tratamiento indicado para las personas limítrofes es la terapia dialéctica conductual que fue desarrollada por la terapeuta Marsha Linehan. Consiste en que el paciente desarrolle habilidades como la tolerancia al dolor y la angustia, así como el manejo adecuado de emociones.

El objetivo de la terapia dialéctica conductual es que logren la armonía de sus emociones, y de este modo, modificar sus conductas y tener una mejor calidad de vida.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS