Especial

El alzheimer podría asociarse con transfusiones sanguíneas

La investigación sugiere prestar atención a todo el cuerpo para comprender de dónde viene la enfermedad y cómo combatirla.
Redacción | El Universal
03 Noviembre, 2017 | 17:44 hrs.

La enfermedad de Alzheimer implica la destrucción del tejido cerebral y, como tal, muchos han sospechado que es una enfermedad que comienza en el cerebro. Pero la investigación de la Universidad de Columbia Británica, y científicos chinos, indica que podría desencadenarse por fallas en otras partes del cuerpo.

Un nuevo estudio, publicado en la revista Nature en su apartado Molecular Psychiatry, sugiere que la suposición de que la enfermedad comienza en el cerebro  puede ser completamente falsa y el resto del cuerpo puede estar involucrado en el padecimiento.

Para llevar a cabo el estudio, los científicos conectaron quirúrgicamente a ratones sanos con otros a los que les inocularon la proteína beta-amiloide asociada a la enfermedad, de forma que compartieran su sistema sanguíneo durante un año.

Con el paso del tiempo, y a medida que las placas de la citada proteína se formaban en sus cerebros, el tejido cerebral de los animales sanos comenzaba a deteriorarse. Es decir, en sus cuerpos empezaba a desarrollarse el mal de Alzheimer.

El experimento realizado con los pequeños mamíferos sugiere que la dolencia puede propagarse a través de la proteína beta-amiloide en la sangre. Sin embargo, no fue una transfusión sanguínea común, sino controlada en laboratorio y con una modificación genética.

"La proteína puede llegar al cerebro desde un ratón que ha sido conectado a otro y causar neurodegeneración", afirma el investigador de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá) Weihong Song, que dirigió el citado trabajo.

Las proteínas beta amiloideas no sólo se producen en el cerebro; también son fabricadas por plaquetas, vasos sanguíneos y músculos.

En un comunicado, los investigadores del proyecto afirmaron que "la enfermedad de Alzheimer es claramente una enfermedad del cerebro, pero se debe prestar atención a todo el cuerpo para comprender de dónde viene y cómo detenerla", concluyen.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS