Especial

Dile sí a los amigos imaginarios

Este tipo de pensamiento corresponde a un proceso natural de maduración
Rocío Mundo | El Universal
02 Noviembre, 2017 | 15:00 hrs.

¿Recuerdas cuando jugabas escondidillas con tu amigo imaginario? ¿Te acuerdas cuando creías que la gente podía volar con tan sólo usar una capa? Esta forma de pensar es conocida como pensamiento mágico, un periodo en el cual los niños son capaces de mezclar realidad con fantasía.

De acuerdo con María Fernanda Poncelis Raygoza, psicóloga y profesora de la Facultad de Psicología de la UNAM, el pensamiento mágico es un periodo en el que los niños, de entre dos y siete años mezclan realidad con ficción como una manera de entender el mundo.

“Es una forma en la que los niños entienden y se explican el mundo, se sienten seguros y se hacen de algunas explicaciones sobre lo que está pasando”.

Durante esta parte de la infancia, este tipo de pensamiento corresponde a un proceso natural de maduración, por lo que es normal que los niños se hagan de algún amigo imaginario.

“Si no dejamos que el niño cree, imagine e invente sus propias historias, no se le está dejando vivir esta etapa”, afirma.

Esto en algún momento puede volverse un problema debido a que las herramientas emocionales y sociales desarrolladas en el pensamiento mágico no sólo estarán limitadas, sino que una vez llegada la edad adulta la persona no podrá distinguir la realidad de la ficción.

Señala que durante esta etapa es importante que los padres acompañen a sus hijos para explicarles de manera gradual cada una de las situaciones vividas en el pensamiento mágico.

De igual manera, advierte que a partir de los nueve años los niños no tendrían que seguir llevando su vida a través del pensamiento mágico: “los niños deben de tener claro que eso no se puede hacer y que puede dañar su integridad física”.

Si después de esa edad, este tipo de pensamiento sigue siendo recurrente, sobre todo si es para justificar o explicar situaciones emocionales, la especialista recomienda buscar asesoría psicológica.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS