La fatiga es padecida por el 75% de los mexicanos con estrés laboral. (Foto: Especial)

¿Cómo te afecta el estrés laboral?

La creciente presión en el entorno laboral puede afecta negativamente a la salud física y mental
Redacción | El Universal
04 Enero, 2019 | 13:00 hrs.

Trabajar bajo presión, horarios estrictos e inflexibles, y baja participación en la toma de decisiones son algunos detonantes del estrés laboral. Su aparición afecta negativamente a la salud física y mental de los trabajadores, así como su entorno próximo.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señala que la creciente presión en el entorno laboral puede provocar la saturación física y mental de los trabajadores, al grado de desencadenar a largo plazo trastornos de depresión y ansiedad, riesgos de alcoholismo y descenso en la calidad de vida.

Además de problemas físicos, como fatiga —padecida por el 75% de los mexicanos con estrés laboral, superando a China y Estados Unidos— , y dificultades familiares o de pareja, debido a que genera un desequilibrio entre lo laboral y lo personal.

Es por ello que a través de su sitio web, el IMSS exhorta a aplicar técnicas de relajación, como meditación o ejercicios de relajamiento, practicar algún deporte, mejorar las habilidades de comunicación, aumentar la asertividad y, en caso de ser necesario, buscar ayuda profesional.

Asimismo, recomienda detectar el estrés en sus primeras fases e identificar la principal causa que lo detona por ejemplo, exceso y ritmo de trabajo, tareas monótonas o aburridas, exigencia de las labores, condiciones ambientales, falta de apoyo o inestabilidad laboral.

La institución agrega que el estrés laboral puede manifestarse de diferentes maneras. Estas incluyen ansiedad, miedo, irritabilidad, mal humor, frustración, agotamiento, impotencia y desmotivación, en el aspecto emocional.

Mientras que en la parte cognitiva y conductual puede presentarse una disminución de la productividad, llanto, trato brusco en las relaciones sociales, dificultad de concentración, confusión y reducción de la capacidad de solución de problemas.

Los músculos contraídos, dolor de cabeza, aumento en la presión sanguínea y los problemas de sueño son parte de los síntomas físicos que una persona con estrés laboral puede manifestar.

Finalmente, el IMSS invita a conocer los niveles de estrés y de satisfacción laboral de las personas a través de sus cuestionarios en línea.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS