Es importante que se diagnostique a tiempo para no agravar los síntomas. (Foto: Especial)

¿Cómo es vivir ansiedad generalizada?

Las personas con trastorno de ansiedad sufren una preocupación excesiva sobre aspectos de la vida diaria
Abigail Gómez |El Universal
09 Mayo, 2018 | 13:00 hrs.

Los trastornos de ansiedad son uno de los padecimientos mentales más comunes y desde hace algunos años se han convertido en un problema de salud pública, debido a que afecta la calidad de vida, productividad y actividades diarias de quienes lo padecen, según señala el estudio “Calidad de vida y discapacidad en el trastorno de ansiedad generalizada”.

Quienes sufren de Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG) padecen “distorsión en su percepción de los riesgos y las amenazas, particularmente aquellos que conciernen a su salud, seguridad y bienestar individual, o el de sus familiares más cercanos y los componentes de las preocupaciones más frecuentes son: relaciones familiares e interpersonales, trabajo, escuela, economía y salud”, explica el artículo.

La investigación también señala que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica, en México los trastornos de ansiedad reportaron una prevalencia de 14.3% siendo las áreas metropolitanas de nuestro país fue donde se encontró la mayor prevalencia con 3.4% de la población que padece este trastorno.

La edad en la que suele presentarse más comúnmente es entre los 15 y los 45 años de edad, con una proporción mayor para las mujeres que para los hombres, de dos a uno. Se estima que este trastorno afecta la calidad de vida de estas personas debido a quemanifiestan preocupación excesiva, permanente e incontrolable, en múltiples aspectos de su vida.

El estudio también indica que los pacientes con TAG buscan principalmente tratamiento debido a alteraciones en el sueño, tensión muscular, dispepsia, fatiga e irritabilidad y no por la preocupación. Esto puede acarrear dificultades para el diagnóstico puesignoran los síntomas emocionales hasta que llegan a las complicaciones físicas, las cuales aparecen en un estado avanzado de la enfermedad.

“Las alteraciones cognitivas primarias, asociadas a manifestaciones somáticas secundarias de la ansiedad, alteran la capacidad de trabajo, las relaciones interpersonales y las actividades placenteras. El TAG también aumenta el riesgo de padecer episodios depresivos, comorbilidades somáticas, uso de sustancias —como alcohol— y la automedicación”, revela la investigación.

Los trastornos de ansiedad se asocian con dificultades en las relaciones, disminución de la salud mental y vitalidad, así como unmal funcionamiento físico. Este trastorno es más común en personas sin pareja, de bajos nivel socioeconómico y desempleados.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS