Especial

Cómo detectar si tu hijo sufre bullying

Aunque el perfil no es sólo uno, los infantes tienden a ser tímidos, callados y, casi siempre, de aspecto delgado
Rocío Mundo | El Universal
05 Diciembre, 2017 | 14:00 hrs.

México es uno de los países con mayor incidencia de acoso escolar, indicó un estudio de la Asociación Internacional para la Evaluación del Logro Educativo.

El bullying, producido casi siempre por un accidente insignificante, como una caída o tropezón, impacta tanto en el desempeño escolar como en el desarrollo psicológico del niño, generando problemas en su autoestima y en su vida social.

“Un niño que empieza a sufrir violencia por parte de sus compañeros disminuirá su interés por la escuela, en un rechazo a permanecer más tiempo en la escuela, a no querer estar con amigos”, señala Milagros Figueroa, profesora e investigadora de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Explica, sin embargo, que quienes padecen esta violencia generalmente son niños identificados por sus propios agresores como personas débiles y vulnerables ya sea desde la parte física o social.

Aunque el perfil no es sólo uno, los niños que lo sufren tienden a ser tímidos, callados y, casi siempre, de aspecto delgado, lo que da pie al uso fácil de la agresión.

Por su parte, los agresores son un reflejo del entorno familiar y social en el que han vivido. “Si la familia promueve un ambiente de violencia, lo va a reflejar más adelante en el ambiente escolar.  Porque esa es la manera en que aprendió las reglas sociales”, indica.

La etapa de los cero a los seis años, señala la especialista, es de gran importancia durante la vida del niño debido a que aprenderá la manera de relacionarse con las personas y la forma de resolver los problemas a través del diálogo o la violencia.

Figueroa señala que para detectar y detener este tipo de violencia suelen transcurrir semanas o meses, debido al encubrimiento de estas acciones.

Exhorta, sin embargo, a los profesores a favorecer una convivencia sana y de respeto dentro del aula escolar.

“Es muy importante para favorecer un desarrollo psicológico adecuado y sano que la escuela promueva reglas que permitan una convivencia respetuosa, tolerante y consensuada. En la que los niños, profesores y compañeros vivan en un ambiente de respeto, tranquilidad y de acuerdos”.

Aclara, también, evitar el uso de las palabras bullear y bulleador debido a que se enmascara el ejercicio de la violencia.

“La gente cree que el bullying es algo que se pone de moda. Es algo que tendría que estar en la conciencia de todos los maestros y de todos los papás porque no es algo que aparezca por moda o época”.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS