La eficacia del nuevo tratamiento se demostró en dos estudios clínicos. (Foto: Especial)

Aprueban primer medicamento para tratar depresión posparto

Se trata de una infusión intravenosa del medicamento brexanolona, que se venderá como Zulresso
Redacción | El Universal
20 Marzo, 2019 | 11:52 hrs.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó el primer medicamento para el tratamiento de la depresión posparto en mujeres.

Se trata de una infusión intravenosa del medicamento brexanolona, el cual se espera que esté disponible a fines de junio a través del nombre Zulresso.

“Se reconoce que la depresión posparto tiene un impacto significativo a largo plazo en las mujeres y sus familias, pero con Zulresso tendremos la oportunidad de cambiar eso”, dijo Samantha Meltzer, investigadora principal de los ensayos clínicos.

Al igual que otras formas de depresión, la depresión posparto se caracteriza por tristeza o pérdida de interés en actividades que solían disfrutarse. Generalmente, ocurre después del parto pero los síntomas pueden presentarse durante el embarazo.

En un comunicado, la Administración informó que la eficacia del nuevo tratamiento se demostró en dos estudios clínicos, en los que participaron pacientes con depresión posparto grave y moderada a quienes se les administró placebos de 60 horas y una dosis continua de Zulresso.

En ambos estudios controlados con placebo, Zulresso demostró superioridad en la mejora de los síntomas depresivos al final de la primera infusión. La mejora en la depresión también se observó al final del periodo de seguimiento de 30 días.

“Creemos que Zulresso será un catalizador para iniciar un nuevo diálogo que enfatice la importancia de la salud mental de las mujeres y la importancia de diagnosticar y tratar la depresión posparto”, señaló Jeff Jonas, director ejecutivo de Sage Therapeutics, laboratorio encargado de su comercialización.

El medicamento sólo podrá ser administrado bajo la supervisión de médicos y mediante una infusión intravenosa continua durante un total de 60 horas, agregó la FDA. Esto debido al riesgo de la pérdida repentina de conciencia y a la sedación excesiva.

Finalmente, destacó que algunas de las reacciones adversas más comunes informadas por las participantes de los ensayos clínicos incluyen somnolencia, sequedad de boca, pérdida de conciencia y rubor.

La suspensión del medicamento debe considerarse si los síntomas de la depresión posparto empeoran o se experimentan pensamientos y conductas suicidas emergentes, puntualizó.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS