La inseguridad es uno de los factores que vuelven a una persona vulnerable ante la presión social

6 consejos para sobrellevar la presión social

La inseguridad es uno de los factores que vuelven a una persona vulnerable ante la presión social
Darinka Gómez | El Universal
16 Julio, 2019 | 10:00 hrs.

La presión social puede definirse como una fuerza negativa o positiva que ejerce un grupo para influir en el comportamiento de alguien. 

La presión positiva nos mueve a ser mejores, a cuidar nuestra salud o a crear buenos hábitos pero la negativa puede meternos en problemas o movernos a hacer algo que va encontra de nuestros principios. 

Una de las principales razones por las que cedemos a la presión es por inseguridad por lo que un aspecto fundamental es trabajar la autoestima. Además de esto, el psicólogo Juan Pablo Martínez Herrera nos da algunos consejos que puede ayudarte a resistir ante dicha presión. 

1. Aprender a identificar si la presión es negativa 

Quizá el primer paso para decir no es aprender a identificar si estás de acuerdo o no con lo que te están pidiendo. Para ello identifica si la presión te hace sentir alguna de las siguientes emociones: incómodo, nervioso, asustado, forzado o extraño. 

Si te identificas con alguna de esas emociones es momento de tratar de resistir a la presión porque es algo que en realidad no quieres hacer. 

presion_social.jpg

 

2. Aprender a decir que no

Saber decir que no, no es sólo decirlo sino saber la forma correcta de decirlo. Lo más importante es que lo digas con firmeza o con seriedad para que evites dar espacio a la duda pues es de lo que las personas se aprovecharán para insistirte y convencerte.  

decir_no.jpg

 

3. No hacer cosas sólo por quedar bien 

Para poder lograr esto es necesario fortalecer nuestra autoestima pues en la medida en que nos importe menos lo que piensen los otros nos será más fácil no hacer cosas sólo por temor a lo que otros van a decir o a pensar. 

decir_no_2_0.jpg

 

4. Poner una excusa para evadir la presión

Si sientes que aún no tienes la suficiente fortaleza para decir directamente que no quieres hacer algo puedes tratar de evadir la presión inventado una excusa para no hacer lo que no deseas. 

Incluso cuando aprendes a decir que no puedes usar esta herramienta si simplemente deseas evitar la confrontación, para librarte fácilmente de la presión.  

poner_excusas.jpg

 

5. Cambia de tema

Este recurso es similar al anterior pues también sirve para evitar la confrontación directa ya que es cuando más presión puede ejercer la gente sobre ti y cuando es más fácil ceder ante ella. 

Si te insisten sobre algo que no quieres hacer o no deseas hablar puedes tratar de desviar la atención cambiando de tema, procura usar temas polémicos o enviar el interés hacia otra persona. 

distraerse.jpg

 

6. Tener un criterio propio

Muchas veces cedemos a la presión porque en realidad no sabemos bien lo que queremos o no tenemos una postura clara ante las cosas, entonces viene la duda y cuando dudamos es más fácil para los otros presionarnos. 

Para evitar esto es importante trabajar en tener un criterio propio sobre las cosas, es decir, una postura definida sobre ciertas temas como ir a fiestas, infidelidad, gastar de más, mentir, entre otros. 

Por ejemplo, definir si te gusta o no salir de fiesta y en qué condiciones, o definir si prestas dinero o no, en qué cantidad o en qué situaciones sí. 

tener_criterio.jpg

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS