La comida suele ayudar a calmar emociones negativas como la tristeza. (Foto: Especial)

5 emociones que nos motivan a comer

En ocasiones la comida puede ser utilizada como un recurso para enfrentar diferentes tipos de emociones
Darinka Gómez | El Universal
14 Julio, 2019 | 11:00 hrs.

Aunque muchas veces no somos conscientes de ello, la comida puede ser utilizada como un recurso para enfrentar diferentes tipos de emociones. Cuando esto se vuelve un proceso automático puede incrementar el riesgo de padecer obesidad.

La especialista Verónica Vázquez, psicóloga clínica enfocada en trastornos de la conducta alimentaria del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán", explica cuáles son las principales emociones por las que una persona puede comer para que tú puedas aprender a identificarlas.

La especialista explica que un primer paso para no usar la comida como una salida emocional es identificar en qué estados de ánimo solemos comer con mayor frecuencia.  

1. Tristeza

Esta es una de las principales emociones que llevan a una persona a un comer emocional. Cuando nos sentimos mal, deprimidos o sin ánimos comer algo que nos guste mucho suele hacernos sentir mejor de manera inmediata.

Por desgracia esa mejora en el ánimo es muy efímera y comer para evadir ese sentimiento no nos permite trabajar esa emoción de manera adecuada.  

comer_por_tristeza.jpg

 

2. Alegría

Esta otra de las emociones que están más ligadas a la comida ya que social y culturalmente, sobre todo países como México, comer se asocia a momentos agradables y al festejo.

Es importante tratar de evitar, en la medida de lo posible, usar la comida para premiar a alguien o como complemento de un momento feliz ya que esto promueve malos hábitos alimenticios.

comer_feliz.jpg

 

3. Ansiedad

La ansiedad es una de las emociones que más puede propiciar el comer de forma compulsiva. La comida que nos gusta, sobre todo cosas muy dulces o con muchos aditivos, suele calmar rápidamente a una persona que está ansiosa.

Sin embargo, el efecto es poco duradero y la ansiedad siempre tiende a volver. Por otra parte, este comer compulsivo también fomenta la obesidad.

comer_por_ansiedad.jpg

 

4. Enojo

Aunque no es tan común como las anteriores existen personas que buscan la comida como una forma de calmarse cuando se encuentran muy enojadas. Esto, además de promover un incremento en el peso, evita que la persona trabaje con esa emoción.

enojo_0.jpg

 

5. Aburrimiento

Muchas personas desconocen que la sensación de aburrimiento puede propiciar el comer más de lo que el cuerpo necesita y sufrir problemas de sobrepeso u obesidad pero es un motivo muy común por el cual las personas comen.

“Algunas personas no tienen proyectos de vida claros, no saben qué hacer con su tiempo libre y como se sienten desmotivados, apáticos y aburridos pueden comer para matar ese tiempo o falta de propósitos”, comenta la especialista.

  comer_por_aburrimiento.jpg                                                                                                      

QUÉ DICEN LOS USUARIOS