El dispositivo calienta una solución líquida y produce vapor inhalable. (Foto: Especial)

Vapeo: la nueva adicción mundial

Fumar cigarros electrónicos se ha convertido en una práctica común entre los adolescentes
Redacción | AP
21 Enero, 2019 | 18:00 hrs.

El vapeo se ha convertido en una epidemia mundial que afecta a 3,6 millones de menores de edad. El vapeo es la acción de usar un cigarro electrónico como si fuera uno normal. En la actualidad constituye la sustancia de mayor riesgo usada por los adolescentes, según las autoridades estadounidenses.

Los cigarrillos electrónicos se propagan con mayor velocidad que los cigarrillos tradicionales, el alcohol, la marihuana y otras sustancias, de acuerdo con información de Juul, la empresa que vende estos artefactos.

Si bien se está trabajando para evitar que los cigarros eléctricos lleguen a las manos de menores de edad, nadie sabe cuál es la mejor forma de ayudar a los chicos de hasta 11 años adictos a la nicotina.

Es probable que unos cuantos logren dejar el cigarrillo sin ayuda, sin embargo los expertos dicen que a muchos les costará trabajo lograrlo y tendrán síntomas de ansiedad, irritabilidad, problemas para concentrarse y pérdida de apetito.

Los cigarros electrónicos han sustituido a la marihuana y al cigarrillo convencional como la adicción favorita entre los menores de Estados Unidos, lugar donde las autoridades han prohibido su venta, sin embargo los jóvenes los consiguen a través del internet.

En México, cada nueve minutos se produce una muerte por el consumo de tabaco. Son alrededor de 65 mil decesos al año, según el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México. La venta de este dispositivo está prohibida para este país por la Ley General para el Control del Tabaco (publicada en 2008).

Los vapeadores son dispositivos con furma de cigarro que liberan nicotina a través de un calentamiento de un líquido(mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal), se calienta hasta los 350 grados mediante una batería que se carga con USB y se aspira a través de una boquilla. Fue inventado en 2013 por Hon Lik, médico chino.

Existen estudios que demuestran que, a corto plazo, el uso de estos dispositivos irrita la vía aérea y altera la función pulmonar. Sin embargo, todavía se desconocen los efectos a largo plazo.

Susanne Tanski, experta en prevención del tabaco de la Academia Americana de Pediatría, dijo a AP: “Me asusta como pediatra porque siento que hay un experimento sin control alguno entre los jóvenes. No se dan cuenta del daño y nosotros no podemos mostrarles lo que les va a pasar”.

Desde el 2007, el cigarrillo electrónico y otras máquinas de vapeo se propagaron en forma desmedida y son un negocio de 6.600 millones de dólares. Su propagación ayuda la existencia de aparatos pequeños, fáciles de esconder que vaporizan una cantidad suficiente de una solución con altos niveles de nicotina, que también puede contener sabores como vainilla, mango y pepino.

La Organización Mundial de la Salud considera que solo un 1% de las personas que vapean consigue dejar de fumar. Un estudio de Nueva Zelanda eleva dicho porcentaje al 7%, pero algunos científicos consideran que carece de las características metodológicas necesarias para ser considerado un estudio fiable.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS