Los niños y las personas mayores tienen mayor riesgo de sufrir la aparición de diversas patologías. (Foto: Especial)

Uso excesivo de chanclas puede provocar dedos en garra

Las sandalias deben estar atadas al pie y su suela no debe situarse ni por debajo ni por encima de los 3 o 4 centímetros
Redacción | Europa Press
28 Junio, 2019 | 11:41 hrs.

El uso excesivo de chanclas o zapatos que no se ajusten correctamente al pie puede provocar lesiones en los tobillos y las rodillas, la aparición de dedos en garra o la alteración de la pisada por el cambio en la velocidad, según han destacado los expertos del Colegio Oficial de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA).

En este sentido, COPOMA ha desarrollado una serie de consejos y recomendaciones para tratar la salud pédica y prevenir posibles infecciones causadas por las altas temperaturas del verano o el contacto con diferentes agentes externos.

Esto fundamentalmente en los colectivos más vulnerables, como son los niños, las personas mayores, los deportistas y los diabéticos, quienes deben extremar las precauciones y cuidados ya que tienen mayor riesgo de sufrir la aparición de diversas patologías.

Por ello, los expertos aconsejan no caminar descalzos en los lugares públicos por la elevada presencia de hongos y papilomas, las infecciones más comunes que afectan a los pies, que surgen como consecuencia de las altas temperaturas y la humedad que se produce durante la época estival.

En segundo lugar han recomendado utilizar un calzado adecuado y correctamente ajustado para evitar infecciones y posible lesiones, que pueden suponer problemas de salud para otras partes del cuerpo.

De este modo, han destacado el uso de sandalias atadas al pie y cuya suela no se sitúe ni por debajo ni por encima de los 3 o 4 centímetros. Asimismo, es "fundamental" que los pies transpiren, lo que supone utilizar calzados fabricados con fibras naturales y evitar la goma.

Otro factor que han destacado es la "necesidad" de mantener rutinas y una buena hidratación, ya que agentes externos como sol pueden provocar sequedad y grietas en los pies, lo que supone una vía directa de contagio de infecciones.

Por último, han concluido que hay que confiar en los profesionales y especialistas de la Podología para conseguir un diagnóstico completo y personalizado como principal medida de prevención.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS