Se utiliza el virus del herpes y el del resfriado común. (Foto: Especial)

Usan virus del herpes para tratar el cáncer cerebral

“Este es nuestro primer golpe contra el tumor”: David Baskin
Redacción | El Universal
03 Julio, 2019 | 17:00 hrs.

Los neurocirujanos del Hospital Houston Methodist usan el virus del herpes y del resfriado común como un tratamiento contra tumores cerebrales, el glioblastoma multiforme y los astrocitomas anaplásicos.

Para poder eliminar las ramificaciones tumorales, que la cirugía no puede eliminar, se combina el ADN del virus del herpes inactivo con el virus del resfriado. Éste es inyectado en el tejido cerebral que está alrededor de donde se encontraba el núcleo del tumor.

El doctor David Baskin, director del Houston Methodist Kenneth R. Peak Brain and Pituitary Tumor Treatment Center, menciona que “elegimos el virus del resfriado común como nuestro vehículo debido a su capacidad para propagarse rápidamente y llegar a muchas de las células tumorales restantes”, añade que, “el ADN del herpes sirve como un objetivo”.

El glioblastoma multiforme es considerado el tumor cerebral más común y mortal que existe, actualmente hay muy pocos tratamientos que brindan al paciente una calidad de vida sin que la enfermedad progrese. Los astrocitomas anaplásicos son otro tipo de tumores del sistema nervioso central el cual es un tipo de cáncer cerebral mortal.

Después de la cirugía oncológica, los pacientes empiezan un tratamiento de 14 días en donde se destruirán a las células que tienen el ADN de herpes.

El medicamento contra este virus se encargará de exterminar a las células restantes de glioblastoma y de astrocitoma anaplásico, que han sido infectadas con el herpes. Para mejorar el efecto contra el virus los pacientes tendrán que someterse a radioterapia temprana.

Queremos que todas las personas diagnosticadas con glioblastoma tengan una historia de supervivencia, por lo que, en estos ensayos, estamos incrementando la dosis de la combinación del ADN del virus de herpes administrada durante la cirugía en cinco veces más que la dosis administrada en el estudio anterior”, menciona Baskin.

Actualmente la tasa de supervivencia es del 64 por ciento al año, 28 por ciento a los dos años y seis por ciento a los tres años, sin embargo, en el último ensayo clínico la tasa para los pacientes recién diagnosticados aumentó de uno, dos y tres años a 90, 53 y 32 por ciento.

“Este es nuestro primer golpe contra el tumor. Creemos que este aumento en la dosis será letal para los tumores, lo que hará que éstos se reduzcan y finalmente desaparezcan”, finalizó Baskin.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS