A inicios de los años 90 se reportaron los primeros casos de enfermedad renal crónica no asociados con los factores de riesgo tradicionales. (Foto: Archivo El Universal)

Trabajadores agrícolas padecen epidemia silenciosa

Este padecimiento ha sido desastroso, sobre todo, entre los trabajadores agrícolas que se dedican a la siembra de caña
Redacción | El Universal
19 Marzo, 2019 | 18:20 hrs.

Las extenuantes y precarias condiciones laborales en los campos de América Central han sido testigos de una epidemia silenciosa que desde inicios de los años 90 afecta a trabajadores agrícolas, de 18 a 35 años de edad: la enfermedad renal crónica.

Esta enfermedad, considerada la quinta causa de muerte en México, es progresiva, silenciosa e irreversible, por lo que uno de cada dos pacientes requerirá de un trasplante, señaló Jorge Alcocer Varela, titular de la Secretaría de Salud.

En un comunicado, Alcocer Varela recordó que a inicios de los años 90 se reportaron los primeros casos de enfermedad renal crónica no asociados con los factores de riesgo tradicionales, lo que puso al descubierto una epidemia que afecta a la población campesina desde Panamá hasta el sur de México.

El calor y la tensión de la jornada, provoca que los trabajadores sufran frecuencias cardíacas que llegan a superar en un 50 por ciento la máxima calculada, según edad y sexo.

El responsable de la dependencia subrayó que este padecimiento ha sido desastroso, sobre todo, entre los trabajadores agrícolas que se dedican a la siembra de caña, como lo ha reconocido la Organización Panamericana de la Salud que ha considerado a la enfermedad como una emergencia de salud pública.

La causa que provoca este padecimiento aún se desconoce; sin embargo, tiene un componente ocupacional y ambiental. Agregó que al ser una enfermedad de rápida progresión, los síntomas se diagnostican tarde, lo que desborda los servicios de salud.

Para hacer frente a esta problemática, el secretario de Salud indicó que es indispensable contar con un financiamiento público que apoye, fortalezca e impulse el sistema nacional de donación, así como acciones que incrementen la tasa de donación y trasplantes.

Añadió que lo anterior sólo será posible a través de la reducción de las inequidades en el acceso y garantizando el derecho de todas las personas a la protección de la salud, sin olvidar las acciones que permitan prevenir actos de corrupción en materia de donación y trasplantes.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS