Especial

¿Tienes espolones?

El espolón calcaneo tiene fama de causar dolor pero en realidad es la inflamación la que desencadena el malestar
Rocío Mundo | El Universal
03 Noviembre, 2017 | 11:00 hrs.

El espolón calcaneo es una formación ósea que se crea en la parte inferior del talón. Aunque es popular la creencia de que este crecimiento de hueso genera dolor, en realidad el espolón no presenta síntomas.

De acuerdo con Ángel Díaz Tovar, ortopedista y traumatólogo en el Hospital Ángeles Lindavista, el espolón calcaneo tiene fama de causar dolor en la planta del pie, cuando en realidad es la inflamación de la fascia plantar —ligamento que une al talón con la parte delantera del pie— que desencadena este malestar.

Señala que el 10% de la población por lo menos una vez en su vida presentará cuadros de dolor relacionados con este padecimiento. Sólo en casos excepcionales, el espolón calcaneo podrá crecer y ocasionar molestias.

En el 95% de los casos la fascitis estará vinculada a factores como:

  • Obesidad

  • Pasar demasiado tiempo parado

  • Realizar actividades sobre superficies duras

  • Cargar objetos pesados durante su jornada de trabajo

  • Alteraciones en el pie

  • Fracturas de talón por estrés

Este padecimiento se presenta principalmente en personas de mediana edad, ya que se encuentran laboralmente activos.

Díaz Tovar explica que la inflamación puede reducirse fácilmente con la ingesta de medicamentos, como ocurre con un músculo inflamado.

“En este caso, el tejido tarda en desinflamar hasta tres semanas”, señala. Por lo que es importante brindar una terapia conjunta, que incluye ultrasonido con ondas de choque, dermoterapia, en la que se aplica hielo de 10 a 20 minutos cuatro veces al día por siete días.

En más del 80% de los casos mejoran únicamente con analgésicos y terapia de rehabilitación. Es por esto que las infiltraciones con esteroides son una segunda opción dentro de los tratamientos.

Actualmente, también, se utiliza el plasma rico en plaquetas e inyecciones de botox para disminuir esta contractura. Como última línea de tratamiento, se recurre a la cirugía.

“El paciente debe de continuar con una rehabilitación y terapias de ejercicio de estiramiento, ya que el hecho de desinflamar este cuadro no quiere decir que no se vuelva a presentar más adelante”.

Mientras exista un cuadro de inflamación agudo, las terapias alternativas como acupuntura, indica el especialista, serían de poca ayuda.

 

QUÉ DICEN LOS USUARIOS