La evolución de la espondilitis anquilosante varía en cada persona. (Foto: Especial)

¿Te duele la espalda pero se te quita al hacer ejercicio?

La enfermedad puede presentarse en menores de 45 años, alcanzando su punto máximo en los adultos jóvenes
Rocío Mundo | El Universal
30 Agosto, 2018 | 08:00 hrs.

La espondilitis anquilosante es una condición crónica que afecta principalmente la espalda. La causa exacta de su aparición aún se desconoce, aunque se ha relacionado con aspectos genéticos e infecciosos sobre todo del tracto digestivo.

Juan Centeno Valadez, reumatólogo adscrito al Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO), del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señala que la espondilitis anquilosante es una enfermedad sistémica que ocasiona dolor de espalda de tipo inflamatorio.

Además de causar hinchazón e irritación en la úvea (capa media del ojo), fibrosis, arritmia cardíaca, osteoporosis secundaria, formación y acumulación de proteínas anormales llamadas amiloides, así como problemas en los riñones.

El especialista sostiene que la enfermedad puede presentarse en menores de 45 años, alcanzando su punto máximo en los adultos jóvenes y adolescentes. Característica que la distingue de otros padecimientos como la ciática, que suele manifestarse a partir de los 45 años y se distingue por dolor de tipo mecánico que cesa con el descanso.

Explica que la evolución de la espondilitis anquilosante varía en cada persona ya que intervienen algunos elementos como ejercicio, hábito de fumar y peso. Sin embargo, su progreso oscila entre los ocho años aproximadamente, una vez que hayan iniciado los síntomas.

Centeno Valadez indica que el 80% de las personas con esta condición muestran una mejoría con el uso de antibióticos combinado con terapia física, que incluye natación, yoga o pilates. En los casos restantes, cuando el dolor no disminuye, se recurre a tratamientos de terapia biológica, la cual bloquea las moléculas que favorecen la inflamación.

Aclara que la cirugía de columna sólo es necesaria si existe un compromiso del canal medular.

Ante esta situación, el reumatólogo recomienda acudir a valoración médica si se empieza a tener dolor de espalda que irradia el glúteo y disminuye al realizar ejercicio, para así mejorar el pronóstico de la enfermedad.

QUÉ DICEN LOS USUARIOS